españa | albania

El pase virtual aguarda

  • La selección, a aislarse del ruido provocado por Piqué para derrotar a Albania y cerrar su clasificación

El pase virtual aguarda

El pase virtual aguarda

La selección española jugará esta noche ante Albania en Alicante con el objetivo de aislarse del ruido provocado por Gerard Piqué y dejar virtualmente resuelta su clasificación para el Mundial de Rusia 2018.

Nada se habló de fútbol en España durante la víspera cuando realmente tiene a mano un éxito como es cerrar su pase a Rusia 2018. Pero la polémica protagonizada por Piqué en torno al referéndum independentista catalán eclipsó cualquier episodio relacionado con lo estrictamente futbolístico.

El jugador del Barcelona entró de lleno en el debate político con sus manifestaciones del domingo, cuando entre lágrimas criticó la actuación policial durante el referéndum -declarado ilegal por la Justicia española- y sugirió la posibilidad de abandonar la selección si así lo ordenaban el seleccionador, Julen Lopetegui, y los directivos de la federación.

El pase virtual aguarda El pase virtual aguarda

El pase virtual aguarda

No fue el caso y el vestuario español blindó a Piqué, quien el miércoles intentó anestesiar el conflicto con una rueda de prensa en la que profesó su "compromiso absoluto" con la selección española y su deseo de alargar su carrera en el equipo nacional. Incluso más allá del Mundial de Rusia, en contra de lo que manifestó hace un año.

Se desconoce cuál será la reacción de la hinchada local durante el plebiscito de Alicante. De momento, Piqué fue abucheado a su llegada a la ciudad y en el entrenamiento de ayer recibió pitos y aplausos. Pero al equipo de Lopetegui le conviene aislarse cuanto antes del conflicto no sólo para ganar tiempo y que todo se calme, sino para confirmar que está entre los elegidos para el Mundial, que es lo verdaderamente tangible.

Es lo que le interesa al seleccionador español. "Hay que pasar página con lo de Piqué y es el momento de centrarse en el partido. Para hacer un buen partido necesitamos el aliento de la afición", dijo esta semana Lopetegui.

Lo que toca es Albania y la necesidad de ganar para que la última jornada, ante Israel, sea prácticamente un trámite. España tiene todo a favor y encabeza el Grupo G europeo con 22 puntos, tres más que una Italia que jugará ante Macedonia.

Sólo se clasifica directamente el primero y en caso de empate final se tiene en cuenta la diferencia de goles, con un amplísimo margen a favor de España (+29 por los +12 de Italia). Por eso, un triunfo ante Albania significaría el viaje a Rusia a falta de confirmación numérica.

Lopetegui contará con cuatro bajas de futbolistas titulares. Álvaro Morata, Dani Carvajal y Andrés Iniesta se quedaron fuera de la lista por lesión, a lo que cabe añadir la ausencia de Sergio Busquets por sanción.

Sin embargo, España cuenta con suficientes jugadores impostantes como para suplir estas bajas ante una Albania que defenderá sus mínimas opciones de alcanzar a Italia. Está a seis puntos del tercer puesto y necesita poco menos que un milagro.

La mayor duda está en ver quién ocupa el puesto de delantero centro en el equipo de Lopetegui, con Aritz Aduriz y Iago Aspas como opciones. También está la posibilidad de jugar sin un punta puro. Así lo hizo ante Italia y con éxito, pues ganó por 3-0 bajo el mando de un extraordinario Isco, un fijo en el centro del campo.

La selección española firma un pleno de triunfos ante Albania en seis precedentes, en los que habitualmente goleó a un rival al que ha endosado 26 tantos (una media de 4,3 por encuentro) y que tan solo le ha sido capaz de marcar en dos ocasiones.

La selección albanesa ha ido protagonizando un crecimiento notable hasta disputar la última Eurocopa, la que acogió Francia en 2016.

El estadio José Rico Pérez presentará un lleno absoluto, ya que no quedan entradas. La incógnita es ver cómo recibirá la hinchada española a Piqué. Luego empezará un partido con el valor de un Mundial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios