Deportes

El partido que puede marcar toda una vida

  • Los integrantes de la selección valoran el choque por encima de la final de Austria · "Superamos complejos", dice Del Bosque

"Es el partido más importante de nuestra historia", dice Iker Casillas. "Si no ganamos, es como si no hubiéramos hecho nada", añade David Villa. ¿Hay quien duda de lo que significa para España la cita de hoy ante Alemania?

Tanto Casillas como Villa son seguramente los portavoces más autorizados del plantel español, dos de los futbolistas más destacados del Mundial.

España necesitó 60 años para volver a situarse entre los cuatro primeros. Entonces, ni siquiera Vicente del Bosque, su actual seleccionador, había nacido. Demasiado tiempo para un país que adora el fútbol y lleva cerca de un siglo esperando este momento.

Ni siquiera su último triunfo en la Eurocopa puede hacer sombra a la posibilidad de ganar el primer Mundial en la historia de España. Nunca estuvo tan cerca, a dos pasos, el primero ante Alemania hoy en Durban.

Así lo proclamó Casillas, su capitán, cuando declaró a los medios oficiales de la Federación: "No hemos venido aquí para ser cuartos. Vamos a luchar contra Alemania para llegar a la final. Es nuestro único objetivo. El de Alemania es el partido más importante de nuestra historia, por encima de la final de la Eurocopa en Austria".

Es el ahora o nunca, a juzgar por las declaraciones que sus jugadores llevan emitiendo en los últimos días, conforme fueron eliminando contrarios.

Por ejemplo, el centrocampista Cesc Fábregas se manifestó la pasada semana en términos similares. "Ahora estamos ante una situación en la que sentimos que podemos hacer historia. No sabemos si este equipo se podrá repetir en una Copa del Mundo y somos conscientes de que podemos hacer algo muy importante para nuestro país", dijo.

La Eurocopa sirvió, primero, para que España dejara atrás esa fama de equipo perdedor que arrastró durante tantos años. Y también alumbró a una generación de futbolistas como nunca tuvo antes el país.

No es fácil juntar a artistas de la talla de Casillas, Xavi, Iniesta, Piqué, Xabi Alonso, Cesc Fábregas, Fernando Torres o Villa. Todos ellos están entre la élite del fútbol mundial y en un momento perfecto de madurez. Y, además, el Mundial fue sacando de la pelea a selecciones tan poderosas como Brasil, Argentina o Inglaterra, equipos que se situaban junto a España como los grandes favoritos para conquistar el trono.

Pero si algo aprendió España después de tantas décadas de fracasos fue a respetar a todos los equipos. Y Alemania no es un rival cualquiera.

Aunque España sí se ganó el derecho a sentirse legítima aspirante a ganar un Mundial. "Hemos superado complejos", resumió en una entrevista con la agencia Dpa Del Bosque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios