fútbol sala Segunda División B

Estado de nervios en el Cádiz CF Virgili

  • Mañana acaba el plazo para pagar unos 5.000 euros para inscribirse en la competición y todo está en el aire

La magnífica temporada que cuajó el equipo sénior masculino del Cádiz CF Virgili en el grupo 17 de la Tercera División de fútbol sala, culminada a falta de varias jornadas con una primera posición que supuso obtener el derecho a militar la campaña venidera en la ansiada Segunda División B, corre peligro de quedarse sin el referido premio por culpa de los problemas que están teniendo los dirigentes del club gaditano para conseguir el dinero necesario para pagar la inscripción, paso previo obligatorio para competir dentro de unos meses en la categoría de bronce.

El plazo para efectuar ese abono finaliza mañana a mediodía, por lo que antes de la hora del almuerzo el Cádiz CF Virgili deberá cumplir con su obligación económica para asegurar su presencia en la división recién conquistada. La cantidad no es fija pues en realidad puede sufrir leves oscilaciones según sea el número de fichas que se cursen, pero desde el club panadero estiman que el dinero a desembolsar para inscribirse a tiempo rondará los 5.000 euros.

El club espera que el Ayuntamiento, con el que existen contactos, sea la tabla de salvación

Las esperanzas de Pablo Isorna, presidente del Cádiz CF Virgili, y sus compañeros de junta directiva para solucionar el asunto a corto plazo se centran en que el Ayuntamiento de Cádiz dé el paso adelante dentro de unas horas y se convierta en la tabla de salvación que permita que el ascenso real no se vea frustrado. Esta opción no se antoja una quimera pues está fundamentada en las conversaciones mantenidas recientemente por Isorna tanto con Adrián Martínez de Pinillos, concejal de Deportes, como con Eduardo Palomo, gerente del Instituto Municipal del Deporte (IMD). El presidente del club confía en la llegada de ese cable porque ambos le han manifestado que se está estudiando el tema de colaborar con el primer equipo masculino de fútbol sala de la capital gaditana, hallándose pendientes los mandamases del deporte local de seleccionar la fórmula más adecuada para ayudar a que Cádiz tenga el próximo curso un conjunto en Segunda División B después de la fuerte apuesta por esta modalidad deportiva que permitió acoger en el Complejo Deportivo Ciudad de Cádiz, hace tan solo una semana, la Copa de España femenina.

Mucho menos probable resulta que la solución llegue vía Diputación, otra institución que quizá sume apreciables granos de arena al reto pero más bien a medio plazo porque los contactos, al menos de momento, han sido escasos. Isorna ya ha conversado con la vicepresidenta Maribel Peinado y esta se ha ocupado de preparar un encuentro entre el presidente del club y Jaime Armario, diputado de Deportes, cuya celebración se llevará a cabo previsiblemente durante la semana entrante o la siguiente.

Pablo Isorna asume que "el club no tiene ahora mismo el dinero que se necesita. Acabamos de terminar la temporada y estamos buscando espónsors, que suelen pagarnos a plazos desde septiembre, y a punto de lanzar la campaña de abonados, que durará mes y medio".

Si fallara la vía del Ayuntamiento y no surgiera de inmediato alguien que de modo imprevisto y casi milagroso prestara los 5.000 euros, Isorna pediría, como recurso desesperado, un aplazamiento de una semana de la fecha límite, lo cual podría ser aceptado o no.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios