rocío gutiérrez. jugadora de la selección española

"La medalla es un premio tangible a todo nuestro trabajo"

  • La isleña se colgó la presea de bronce en el transcurso del Mundial disputado en Londres

  • La capitana de las 'RedSticks' ha tomado la decisión de retirarse del combinado nacional tras una dilatada trayectoria

Rocío Gutiérrez (agachada a la izquierda) celebra junto a sus compañeras el bronce logrado en el Mundial. Rocío Gutiérrez (agachada a la izquierda) celebra junto a sus compañeras el bronce logrado en el Mundial.

Rocío Gutiérrez (agachada a la izquierda) celebra junto a sus compañeras el bronce logrado en el Mundial. / sean dempsey/efe

El hockey hierba español está de celebración. Las RedSticks consiguieron, el pasado 5 de agosto, una meritoria medalla de bronce en el Mundial de Londres. Precisamente, una de esas artífices ha sido la isleña de la selección, Rocío Gutiérrez, capitana de ese combinado que se ha despedido de su piña, como ellas se llaman, con la primera presea europea para la selección. Un éxito que depara un futuro prometedor al hockey nacional en su camino por luchar por las medallas en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

-¿Qué sensaciones tiene tras ganar el bronce en el Mundial de Londres?

-De alegría y satisfacción. Estamos muy contentas porque hace tiempo que llevamos cambiando nuestra forma de trabajar, después de no clasificarnos para los Juegos de Londres, y es como estamos diciendo ahora muchas en las entrevistas que estamos teniendo cada una. Es un premio tangible a todo el trabajo que estamos haciendo, porque es verdad que nosotras nos veíamos mejorar y que cada vez competíamos más con los equipos que estaban por arriba en el ranking mundial, pero al final como que nunca se nos acababa de dar el resultado de cara. Se está trabajando bien por la línea que hay que seguir para continuar ganando éxitos.

-¿Si os lo dicen antes de empezar os lo creéis? ¿Esperabais ser terceras y conseguir medalla?

-Por una parte sí, pero al final siempre nos quedaba esa duda de si finalmente íbamos a ser capaces de ganar en un partido decisivo eliminatorio. Al final hemos sido capaces. Ganamos a Bélgica en octavos, a Alemania en cuartos y ya fue cuando perdimos en semifinales con Irlanda.

-Y todo después del duro golpe sufrido en la semifinal contra Irlanda, ¿cambiasteis de mentalidad para afrontar el partido del tercer y cuarto puesto?

-Sí, claro que sí. Al principio nos quedamos muy chafadas. Estábamos súper tristes porque ya sabías que tenías una medalla si ganabas ese partido. Por lo que sí que hubo un cambio de mentalidad. Las unas a las otras nos empezamos a decir que lo que todavía nos quedaba por conseguir era algo muy grande y creo que funcionó porque en el último partido salimos a tope y nos comimos a las australianas.

--¿Qué supone para usted haber obtenido este logro como capitana de la selección?

-Bueno yo creo que al final tanto para las capitanas, que somos cuatro, como para el resto del equipo hay algo que es lo que nos está haciendo crecer tanto, y es que todas somos iguales. Las más jóvenes y las más antiguas, la que es capitana y la que no lo es. Todas sabemos que tenemos que remar igual que las otras. Entonces sí, el hecho de llevar el brazalete te hace sentir que tienes un poco más de responsabilidad y que debes tirar del equipo, pero es algo que hacemos todas y que ha sido clave para llegar donde hemos llegado.

-Tras este torneo se retira de la selección. ¿Esa retirada llega en un buen momento?

-Yo me retiro porque ya tengo una edad. Del hockey no voy a vivir. Por lo tanto, tengo que seguir haciendo currículum. En la empresa donde estoy me han ayudado muchísimo, pero ya también es una cuestión de agotamiento mío del día a día. Tener que ir a entrenar a media mañana, volver a trabajar y luego volver a trabajar con el club... Y así semanas tras semanas.

-Además de ser jugadora también ha desempeñado el cargo de entrenadora en categorías inferiores, ¿le gustaría ser seleccionadora de las RedSticks en un futuro?

-La verdad que ahora mismo no me lo planteo como una posibilidad, pero nunca se sabe qué te va a deparar el futuro. Entrenar a las niñas me satisface y siento que enseño cosas, pero, bueno, de ahí a ser seleccionadora hay un camino muy largo.

-Para el hockey nacional, ¿qué va a generar esta medalla?

-No sé que va a generar, pero espero que este no sea un apoyo puntual por lo que hemos conseguido, sino que se mantenga y que, al igual que Iberdrola está dando mucho al deporte femenino, que tengamos más ayudas. Tanto al deporte femenino como a deportes minoritarios.

-¿Cree que su figura puede aupar el hockey en su localidad, San Fernando?

-Bueno, ojalá que haya muchas niñas que quieran practicar ahora este deporte porque al final lo que hace que el nivel suba es que haya mucha gente que juegue y que al final los entrenamientos sean más competitivos y de mayor nivel, y así hasta categorías superiores.

-Ya volviendo con la selección, ¿tiene esta piña un futuro lleno de logros y éxitos? ¿Cuál es el próximo objetivo de la selección?

-Sí, yo estoy convencida. El grupo que hay es increíble y si siguen trabajando pueden llegar a donde quieran. Ahora tienen un Preolímpico, pero como nos ha ido en el Mundial y por los puestos que hemos subido en el ranking es mucho más asequible, por lo que creo que no van a tener problema. Así que como próximo objetivo supongo que ya se plantean más unas semifinales en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

-¿Podría un buen resultado en esos Juegos Olímpicos de Tokio 2020 reavivar el éxito que se cosechó en los Juegos de Barcelona'92 con esa medalla de oro?

-En caso de conseguirse, sí, aunque es verdad que los Juegos de Barcelona sonaron muchísimo en aquel momento. Pero aún así al final es como te decía antes: se vuelve a perder, y ahora que conseguimos la medalla de bronce en el Mundial se vuelve más relevante, pero lo importante es que no se pierda ese apoyo.

-Y para terminar, como anécdota, ¿encontrasteis los sticks perdidos en el aeropuerto de Barajas?

-Sí, sí, llegaron (risas). Nos los enviaron al Centro de Alto Rendimiento y allí iremos a buscarlos cuando cada una encuentre un huequito en sus vidas, en sus vacaciones o en lo que estén haciendo ahora cada una de mis compañeras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios