Fútbol l Copa del Rey

Los 'leones' despedazan al Sevilla

  • El Athletic se impone con buen juego y oficio, y jugará la final 24 años después

El Athletic Club de Bilbao logró un histórico triunfo (3-0) frente al Sevilla en el encuentro de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey, volviendo a la final de 'su' torneo casi un cuarto de siglo después, tras apabullar al cuadro hispalense en un San Mamés vestido de gala para la ocasión.

La cita estaba especialmente marcada en rojo en el calendario para el Athletic y los 'leones' rugieron más que nunca hasta noquear al Sevilla en poco más de media hora, en la que los tantos de Javi Martínez, Llorente y Toquero habían encarrilado el encuentro y la eliminatoria.

En un marco inmejorable, con San Mamés abarrotado y con ansia de fútbol, los de Caparrós salieron con las ideas muy claras y se encontraron un 'regalo' caído del cielo. Y es que un saque de banda de David López fue peinado por Fernando Llorente y posteriormente materializado por Javi Martínez, provocando el delirio de 'La Catedral' a los tres minutos de juego.

El Sevilla había visto como su fortaleza defensiva era derrumbada sin apenas esfuerzo, siendo además consciente de que el 'león' rojiblanco estaba hambriento y quería más. La presión del Athletic, constante y muy arriba, impedía crear al bloque de Jiménez y en el fútbol de contacto los locales imponían su ley.

El Sevilla tardó en encontrarse y el Athletic lo aprovechó asestando dos 'zarpazos' mortales pasada la media hora de juego que hundían al equipo hispalense y lanzaban al cielo a las 40.000 gargantas que arropaban a los vascos. Una buena jugada local por la derecha desembocó en las botas de Yeste en el segundo palo, y el '10' del Athletic la templó al área pequeña donde encontró el remate de su mejor socio, Fernando Llorente, para hacer el segundo gol del duelo.

Sin apenas tiempo para asimilarlo, un error de David Prieto puso en bandeja el tercero a los locales. Llorente sirvió un balón de oro a Toquero, que encaró a Palop y con tranquilidad mandó el cuero al fondo de las mallas, desatando el delirio en San Mamés.

La reanudación no enfrío al Athletic, tan intenso como en el primer acto, pero sí cambió a un Sevilla que tenía las ideas más claras y asumió el peso del juego, apoyado en Kanouté, desaparecido en la primera mitad pero participativo en la segunda.

En el tramo final, los pupilos de Jiménez, derrotados, asumieron lo evidente, la superioridad de un Athletic que llevaba mucho tiempo esperando una oportunidad así, una cita con la historia de la que Mestalla será testigo el próximo 13 de mayo.

Y es que el triunfo supone para el Athletic la vuelta a la final de la Copa tras 24 años de ausencia. Los vizcaínos confían en dar una alegría a su parroquia y reverdecer un palmarés que cuenta, a día de hoy, con 23 títulos del torneo del K.O.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios