fútbol lTercera División

Un guiño a la esperanza

  • El Portuense supera al Peñarroya y se mantiene vivo en la lucha por el ascenso

Una tibia ilusión retornó ayer al Cuvillo tras la victoria del Racing sobre el Peñarroya Pueblonuevo, un triunfo quizá tardío de cara a las opciones de ascenso, pero que permite aliarse con unas matemáticas que habrían sido totalmente esquivas en caso de empate o derrota.

El Portuense, que mejoró con respecto a ediciones anteriores, se deshizo no sin esfuerzo de un Peñarroya Pueblonuevo que también buscó la victoria, y que agradó en tal extremo que nadie se explicaba en la grada que los cordobeses, que cuentan con un gran portero, Andrés, y un espléndido centrocampista, Javi Cabeza, regresen a su tierra con el amargor de saberse condenados a penar en la Primera Andaluza.

El choque se inició con dominio visitante (Ismael salvó un tiro de Picón en el 6'), pujanza favorecida por las indecisiones de Carli en la defensa de su carril izquierdo. Pronto se rehizo el Portuense, que vio cómo Pedro Curtido resucitaba la mano de Dios de Maradona para superar por alto a Andrés y recibir la primera (y, a la postre, única) tarjeta del partido (13').

Una nueva intervención de Ismael a disparo de Hugo (18') dio paso a varios minutos de intensidad ofensiva rojiblanca, que gozaron su mejor opción en el penalti decretado por el árbitro al interpretar penalti en una acción de Castilla sobre Adri (31'). El guardameta Andrés, que firmó la mejor actuación que haya atesorado portero alguno esta temporada en el Cuvillo, detuvo el disparo de Abel Calatayud.

La defensa cordobesa mostraba cierta vulnerabilidad en su carril izquierdo, donde José Antonio superaba de continuo a Toni, y Andrés le hizo los honores a un disparo de Adri (38'), que no sabía cómo superar a un cancerbero que poco antes le había detenido un cabezazo portentoso.

Antes del descanso Andrés volvió a mostrar sus reflejos felinos despejando un singular obús de Piñero (45'), que se marchó a los vestuarios sin entender por qué no había estrenado el marcador.

Los rojiblancos conseguirían batir la meta cordobesa casi mediada la segunda parte gracias a José Antonio, que se encontró el rechace de otra espléndida intervención de Andrés a tiro de Abel. El tanto desconcertó a los azulinos, muy presionados por su angustiosa situación en la tabla, y permitió contraatacar a los racinguistas, que sentenciarían merced a Adri, quien recibió el pase de Abel cuando encaraba al portero, lo que posibilitó que el ariete anotara casi a puerta vacía.

El choque se vio alterado en los últimos minutos, cuando el Peñarroya perdió un tanto los nervios, y José Antonio acabó atendido en la banda tras salírsele un hombro.

El Racing lo tiene difícil tras la victoria del Algeciras en La Línea, pero los rojiblancos se desplazarán a Puerto Real con opciones de ascenso tras poner fin a una penosa racha de seis derrotas.

portuense: Ismael, Kike, Mere, Paquito, Carli (Isaac, 67'), Luis Castillo, José Antonio, Abel Calatayud, Piñero (Alberto, 71'), Pedro Curtido (Lolo Prado, 59') y Adri. peñarroya: Andrés, Carrión, Salva, Castilla (Diop, 80'), Toni, Rafa Fernández (Juan Diego, 67'), Javi Cabeza, Marín (Ezequiel, 67'), Neftalí, Picón y Hugo. Árbitro: Portillo Raigón (sevillano). Regular. Mostró tarjeta amarilla al racinguista Pedro Curtido. Goles: 1-0 (64') José Antonio. 2-0 (73') Adri. Incidencias: Acudieron unos 500 espectadores, que disfrutaron en las gradas del José del Cuvillo. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Carmen Gómez Meseguer (madre de los jugadores Manuel Soriano y Luis Soriano) y de Ramón Cuella Mateo (familiar del socio Manuel Pérez Navarro).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios