Deportes

"Tengo ganas de empezar, estoy muy picado con lo que ha pasado"

  • El técnico del conjunto azulino confiesa que frente a La Roda "nos condicionó el resultado de la ida y las bajas nos obligaron a cambiar de sistema en la vuelta"

Apura un pitillo, al que maldice. Antonio Iriondo está a punto de marcharse de vacaciones. El tiempo de relax será corto, si me apuran casi mínimo porque mientras que nos atiende, a la vez comenta con Canito los últimos detalles de la conformación del equipo para la próxima temporada. Pillamos al entrenador a pique de un repique en su marcha y todavía recuerda, no olvida, lo ocurrido hace una semana.

-¿Cómo se encuentra?

-Pues mucho más animado, ilusionado, con ganas de volver a trabajar porque ando picado con lo que ocurrió ante La Roda y uno tiene su propia presión y esa se quita a base de trabajo.

-¿Qué es lo que ocurrió?

-Analizándolo con frialdad, jugamos nuestro peor partido de la temporada, ante un muy buen equipo, en el momento más inoportuno. Incomprensiblemente hubo un estado nervioso inesperado que pagamos de manera excesiva. Luego nos condicionó el resultado y la ansiedad y el jugar más con el corazón que con la cabeza pudo con las posibilidades.

-Hay quien argumenta que usted traicionó su forma de jugar en el partido definitivo. ¿Qué opina sobre eso?

-Valga de un principio que mi forma de juego es siempre para ganar y el primer mandamiento es conseguir la victoria. Solamente que mis pensamientos me obligan a poner en práctica la posesión de la pelota y la rápida fluidez. Para ello tengo que tener centro del campo y nosotros tuvimos que afrontar el partido de casa sin tres, y se me apura cuatro, hombres fundamentales en el equipo a la hora de crear. Dani Pendín estaba lesionado, Sachetti expulsado e Iván Guerrero se nos lesionó sin solución, a ello hay que unir que Carlitos le faltó dos semanas más para volver. No teníamos desplazamiento y apoyos en el centro del campo y decidí cambiar. No salió bien.. .mala suerte. Pero las intenciones eran claras, buscar un gol directo que pudiese darnos alas a nosotros y nervios a ellos.

-¿Cómo se acostó el domingo?

-Lógicamente algo afectado. No más de lo necesario porque siempre intento aprender de los errores, de las cosas mal hechas y sirve para superarse a sí mismo y para intentar mejorar.

-Hablemos del pasado. ¿Cómo ha sido la temporada?

- Tremendamente bonita y apasionante. Ha tenido momentos duros, sobre todo cuando nos asolaron las lesiones y cuando tuvimos que reponernos de mazazos a los que no encontrábamos explicación hasta que nos dimos cuenta que era el campo de entrenamiento. Idas y venidas de jugadores y un vestuario sencillamente espectacular que ha sabido ser una piña en los momentos delicados y en los buenos ha estado magistral.

-¿En noviembre hubiese firmado llegar a la última fase con vida?

-Me viene a la mente las ruedas de prensa en las que usted ha estado y recordará que ante las preguntas de confianza, repetía una y otra vez que el San Fernando estaría ahí. Yo pensaba que hasta ascender, pero no ha podido ser. He tenido toda la confianza del mundo en mis jugadores y siempre han respondido. Tengo claro que esto es una máquina formada por plantilla, que el motor, afición, que es la gasolina y directiva que son los mandos, y yo soy solamente una parte de ese engranaje.

-¿Con qué momento se queda?

-Hay bastantes pero sin duda alguna, el domingo, cuando los jugadores estaban derrotados en el vestuario y fueron reclamados por los aficionados una hora después de terminar el partido. Las caras de los seguidores y de los jugadores se me han grabado a fuego y lo cierto es que tenemos una cuenta pendiente con ellos. Igualmente me quedo con el recibimiento que tuvimos en Jerez de los Caballeros en el primer partido. Fue impresionante. Esta afición es grande.

-Y ahora del futuro. Se ha anunciado que continuará un año más, ¿no?

-Hay algunos flecos que cortar para firmar pero no creo que haya problemas. Lo cierto es que me gusta San Fernando, quiero al San Fernando y vuelvo a repetir que tengo una espinita clavada este año. Me encantaría ascender el año que viene y poder contar con el grueso del bloque que tantas satisfacciones nos han dado. Pienso que el proyecto puede ser bonito y apasionante.

-¿Y qué pide para la próxima temporada?

-Paciencia en los momentos delicados, y disfrutar como lo hago. Tengo la suerte de trabajar en lo que más me gusta, que es el mundo del fútbol, y eso sirve para divertirse.

Apura su última calada de la entrevista y maldice el tabaco. Antonio Iriondo habla con pausa, con la sapiencia de muchas temporadas trabajando en el bendito y maldito mundo del fútbol, pero nadie puede arrebatarle la ilusión de sacarse de dentro todo lo que sufrió el pasado domingo. Ya sabe lo que es ascender con el San Fernando y ya sabe lo que es quedarse a las puertas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios