Deportes

A la final con Simeone, 40 años después

El Atlético de Madrid selló su regreso a una final de la Liga de Campeones después de 40 años de espera -ese torneo aún se llamaba Copa de Europa-, cuando perdió frente al Bayern Múnich tras aquel doloroso último minuto en el que Georg Schwarzenberg igualó el duelo y forzó el partido de desempate.

El 15 de mayo de 1974 es un día inolvidable en la historia del club. Ese día en el estadio Heysel de Bruselas, el Atlético, dirigido por el técnico Juan Carlos Lorenzo, estuvo a menos de un minuto de la gloria, de ser campeón de Europa contra un poderoso Bayern con nombres como Sepp Maier, Paul Breitner, Franz Beckenbauer, Uli Hoeness o Gerd Müller, leyendas del fútbol mundial. Luis Aragonés abrió el marcador en la prórroga, en el minuto 114. Su lanzamiento de falta directa fue perfecto y se coló en la portería alemana sin capacidad de reacción para Maier con una parábola magnífica. Era el 1-0 para el Atlético en el tramo final del tiempo extra, pero los últimos instantes del choque fueron crueles con los rojiblancos.

Ya se sentía ganador el equipo colchonero cuando Hans-Georg Schwarzenbeck lanzó un disparo lejano, potente, que se introdujo en la portería de Miguel Reina junto al poste derecho de su meta; un golpe durísimo para los jugadores rojiblancos, abatidos y sin consuelo dentro del vestuario que provocó un partido de desempate. "Anímicamente, aquel gol nos mató", admitió Adelardo Rodríguez, el jugador con más partidos disputados en la historia del club y el capitán del equipo en aquella final que tuvo su segundo episodio.

El desempate, dos días más tarde en el mismo escenario, acabó con triunfo del Bayern Múnich por 4-0. Hoeness y Müller, con sendos dobletes, condenaron a la derrota al Atlético, que había llegado a la final después de una trayectoria fantástica superando al Galatasaray, al Dínamo de Bucarest, al Estrella Roja y al Celtic. No perdió ningún encuentro en su camino.

Ahora, como único invicto en esta edición del torneo, el Atlético vuelve a la final después de 40 años con ánimos de revancha contra el Real Madrid, el eterno rival, con la sensación de que el fútbol le debe algo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios