FÚTBOL | CANTERA

Un éxito que firma Queco Rosano

  • El Cádiz juvenil cierra la Liga con su tercera puntuación más alta en el siglo XXI

  • El entrenador gaditano ha acertado en su apuesta por profesionalizar el equipo

Queco Rosano se dirige a sus jóvenes jugadores en el transcurso de un encuentro de Liga. Queco Rosano se dirige a sus jóvenes jugadores en el transcurso de un encuentro de Liga.

Queco Rosano se dirige a sus jóvenes jugadores en el transcurso de un encuentro de Liga. / CÁDIZ CF

La vida está aún en deuda con él pero al menos la vertiente deportiva le está dando mucho de lo que se ha escapado por otro lado. Queco Rosano vive momentos de esplendor como entrenador de la cantera del Cádiz, al frente del juvenil A. Con el equipo de División de Honor acaba de cerrar un campeonato notable. Su equipo ha finalizado en quinta posición, peleando hasta un mes antes de concluir la Liga las plazas que dan derecho a disputar la Copa del Rey de la categoría. Ha dejado atrás una tendencia peligrosa en el Cádiz juvenil que, antes de la actual, llevaba tres campañas pendiente más de alejarse del descenso que de codearse con los mejores. Ha sido la tercera mejor puntuación de este equipo en División de Honor en el siglo XXI, sólo superada por la de las campañas 2001-02 y 2014-15.

Las sensaciones son buenas y se puede hablar de éxito porque el conjunto ha crecido dentro del proyecto. Queco apostó por profesionalizar todo lo que tenía a su lado y ahí está el resultado.

“Nosotros hemos crecido mucho a nivel deportivo echando mano de unas medidas con las que nos dotó el club. Juan Carlos Cordero, hasta su marcha, nos permitió tener un trabajo profesional. La pretemporada resultó completa y hemos tenido a nuestra disposición un cuerpo técnico total, con nutricionista y scouting incluidos. El grupo se ha sentido muy profesional”, explica Queco.

Los datos marcan mucho el ejercicio liguero del conjunto amarillo. Por ejemplo, 34 jornadas entre los cinco primeros y, junto al campeón Sevilla, el equipo menos goleado. “No se ha sufrido en ningún momento y, por ejemplo, el San Félix nos sacó el año pasado 30 puntos y esta temporada ha acabado por debajo nuestra. Insisto en que el balance es muy bueno cuando se pelea con potenciales de capitales de provincia. A falta de cinco jornadas teníamos opciones de meternos en la Copa del Rey”.

En cada encuentro, Queco Rosano ha sido capaz de inculcar a sus jóvenes jugadores una formación ambiciosa y competitiva. “El equipo sólo ha perdido un partido contra un equipo que no ha acabado por encima nuestra (Rusadir) y en la segunda vuelta sumó una derrota en 17 semanas”, añadiendo con pleno convencimiento que “ha sido un año excelente”.

Una de las novedades autorizadas por Cordero fue incentivar a los jugadores con un pago mensual, algo desconocido en este equipo hasta esta campaña. Eso ha permitido ‘pescar’ fuera lo que no había en casa. “La ‘camada’ del Balón juvenil no era una de las mejores y se firmó gente con la que no contaban en equipos más poderosos. Y lo que viene ahora del Balón juvenil no tiene mucho nivel. La División de Honor es muy difícil -insiste- y hay que saber competir”.

Queco se lamenta de lo cerca que estuvo meter la cabeza en la Copa. “Si hubiera tenido un ‘9’ goleador, nos metemos seguro entre los tres primeros”. Y es cierto porque los cuatro primeros le doblan con diferencia la cifra de goles anotados; 38 hizo el Cádiz por los 80 del Málaga, los 82 del Betis, los 64 del Granada y los 92 del Sevilla.

Con la campaña pasada ya iniciada, Queco recibió la llamada de Jesús Casas, entonces director de cantera, para sacar de la zona baja al Cádiz juvenil. “El equipo estaba a un punto del descenso y se salvó con holgura. Agradezco mucho a Jesús Casas que me llamara”, apuesta que han continuado Cordero y ahora Óscar Arias. Y es que lo que funciona, ni tocarlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios