Fútbol lLiga Europa

Dos estilos rojiblancos

  • El protagonismo del equipo de Bielsa frente a la solidez y pausa de otro argentino, Simeone · Bucarest ya vibra con Athletic y Atlético y sus avanzadillas de hinchas

Bilbao contra Madrid, el vértigo contra el rigor, Marcelo Bielsa contra Diego Simeone: el escenario dual que propone la final de la Liga Europa promete una noche apasionante de fútbol. Madrid y Bilbao se movilizaron para desplazar a más de 20.000 hinchas a Bucarest, la ciudad que albergará mañana la final española. Será una auténtica marea rojiblanca, el color que comparten ambos equipos.

El desembarco español comenzó ayer con el viaje de los futbolistas y de los hinchas y está previsto que a lo largo de hoy despeguen más de 60 vuelos chárter cargados de aficionados procedentes de Bilbao y Madrid. Y varios aviones más por confirmar. En el aeropuerto de Bucarest hay reservado un piso para los vuelos procedentes de Bilbao y otro distinto para los de Madrid. Además, las llamadas fan zones estarán separadas, así como las distintas rutas para acceder al estadio.

El Athletic regresa a una final europea 35 años después, mientras el Atlético de Madrid volverá a pelear por ganar un torneo que ya conquistó hace dos años.

Pero mientras los bilbaínos tienen dos oportunidades de ganar títulos esta temporada (también jugará la final de la Copa del Rey), el Atlético está obligado a ganar para salvar una temporada que sería mediocre en otro caso, tal y como la calificó su centrocampista Gabi.

El Athletic quiere saldar cuentas con el pasado y el Atlético de Madrid desea curar su presente. "El rival está ahí por méritos propios, es un equipo español, que también enorgullece a toda esta Liga y muestra el nivel que estamos demostrando los dos", analizó Gabi, quien agregó: "Vamos a luchar ante un rival que hace las cosas muy bien y que ha encontrado una filosofía que a todo el mundo le gusta, porque juega muy bien. Sabemos lo que nos jugamos".

Al tiempo, se verán dos filosofías muy diferentes: mientras el Athletic se mantiene fiel a su historia y sólo alinea a futbolistas con sangre vasca, el Atlético solidificó su nuevo proyecto con las inversiones millonarias en talentos como Falcao y Turam, entre otros.

Y luego está la filosofía de juego, una propuesta que nace con un mismo origen (argentino), pero con distinto proceder. Bielsa logró que el Athletic causara admiración por su estilo, por su principio inquebrantable de querer ser protagonista de cada encuentro. Nunca le importó quién estuviera delante y siempre dio un paso al frente. Por eso firmó eliminatorias memorables ante Manchester United, Schalke 04 o Sporting de Portugal.

El Atlético maneja otro concepto. No le importa ceder el balón o el dominio, tampoco renuncia al pase en largo y desea un encuentro pausado. Sabe que arriba tiene dinamita.

Pero una cosa sí define a ambos equipos: se sienten más seguros cerca del arco contrario y pasan malos ratos cuando el balón merodea su propia área. Por eso se anuncia un choque espectacular en Bucarest, un duelo imprevisible y con augurios de goles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios