fútbol División DE HONOR ANDALUZA

La escasa efectividad, un problema

  • La falta de gol ha provocado la situación del Chiclana Industrial

El chiclanero Dani Guerrero es el máximo goleador del equipo. El chiclanero Dani Guerrero es el máximo goleador del equipo.

El chiclanero Dani Guerrero es el máximo goleador del equipo. / sonia ramos

El pasado domingo el Chiclana Industrial cayó derrotado en casa ante el Coria por 2-0. Un partido más se comprobó cómo el talón de Aquiles de los rojinegros durante toda la temporada ha sido el mismo y es la principal razón de que a día de hoy se encuentren en la antepenúltima plaza de la clasificación, con pie y medio y en Primera Andaluza: la falta de efectividad.

El propio Bolli decía que "el resultado del partido es un reflejo de todo el curso", en el que el juego y las ocasiones más claras de gol corren por cuenta del conjunto rojinegro, pero la rentabilidad en cuanto al número de acercamientos la obtiene siempre el rival. La calidad y el nivel del Coria son indiscutibles, pues se llevaron el botín con los tres puntos con dos o tres disparos claros en todo el encuentro. Supieron aprovechar un error industrialista y sacar petróleo de él para materializar el primer gol y cerrar el marcador con un golpe de suerte desde el córner.

El próximo domingo visitarán el feudo del Xerez DFC, líder del grupo y con el ascenso prácticamente conseguido. A pesar de ello, Jairo está seguro de que "no nos lo van a poner fácil, pero aún queda esperanza y afrontaremos los tres choques que nos quedan para intentar ganarlos", aunque el club chiclanero ya no dependa de sí mismo. Precisamente porque los de Chapín no tienen su objetivo certificado aún es por lo que se espera un duelo muy intenso, arropado por las dos aficiones.

En un horizonte no muy lejano todavía hay pequeños resquicios por la permanencia, pero el tiempo se acaba y depender de otros es como tener un punto menos. Con todo, el míster considera que "lo importante en la situación en la que nos encontramos es que el equipo siempre ha dado la cara y hemos sido un digno rival en todo momento".

En la parcela elaborativa y de construcción ha quedado sobradamente demostrado que el Chiclana Industrial no es un equipo de descenso. "Es cuestión de acierto y nosotros no lo hemos tenido. Soy consciente de que la situación es casi crítica, pero no se les puede reprochar nada a los jugadores. Se han entregado en el campo", destacaba Bolli. El entrenador concluyó con la clase de la que hace gala siempre "hasta para descender hay que hacerlo con orgullo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios