Segunda División B

Un empate (0-0) de sabor agridulce

  • El San Fernando, con 10 toda la segunda parte, merece más en Talavera de la Reina

Jugadores del San Fernando dialogan con el árbitro tras una acción polémica. Jugadores del San Fernando dialogan con el árbitro tras una acción polémica.

Jugadores del San Fernando dialogan con el árbitro tras una acción polémica.

El San Fernando sumó un punto en Talavera de la Reina que le mantiene en la zona alta y, pese a perdonar el triunfo, le confirma como un equipo muy sólido.

El encuentro comenzó con dos equipos con ganas de imponerse en el centro del campo. Un cuadro isleño muy bien plantado sobre el césped y un Talavera con ganas de triunfar tras su última derrota en casa. El estado del terreno de juego era muy pesado por las ultimas inclemencias meteorológicas y dificultaba un desarrollo fino del juego. El encuentro se tornó enseguida muy físico y poco técnico. Con el paso de los minutos el Talavera se fue haciendo con el control de la situación, sobretodo en cuanto a posesión. En cuanto a ocasiones, nadie inquietaba a nadie.

Ambas escuadras pudieron apuntarse en el casillero ocasiones, multitud de faltas botadas siempre desde tres cuartos de campo, si bien esos balones colgados al área nunca beneficiaron al equipo atacante, fuese el que fuese.

Es cierto que el Talavera tenía más la pelota. Sin embargo, el San Fernando no dejaba que pasase el balón hacia la portería de Rubén Gálvez. Los minutos pasaban con una continua disputa en cada metro del terreno de juego, pero los uy brillaban por su ausencia.

El equipo talaverano volcaba todos sus esfuerzos en buscar a Espinar, para que este intentase controlar de espaldas y habilitar a sus compañeros de segunda línea. Pero los centrales azulinos, Colo y Lolo Guerrero, controlaban con seguridad la situación alejando así el peligro sin permitir segundas opciones, ni tan siquiera las primeras.

Por parte visitante, los centrocampistas buscaban al solitario Buba Bakari para que tratase de llevarse la pelota por fuerza y velocidad, pero también estaba muy solo en ataque y nunca pudo contactar ni con Pau Franch ni con Carri. De esta manera, los porteros eran meros espectadores más, ya que el partido se disputaba íntegramente en zona de centro del campo. Tenía más balón el Talavera, pero la profundidad brillaba por su ausencia.

La parte más entretenida de la primera mitad se acumuló en los últimos tres minutos. Una primera jugada a favor del Talavera partió de una jugada ofensiva visitante, con robo local de Melchor que vio como Espinar le ganaba la espalda a su par y le mandó un balón medido que el delantero blanquiazul aprovechara para plantarse delante del portero, aprovechando su gran velocidad. Eso sí, el futbolista local fue incapaz de superar al portero del San Fernando cuando el gradería se disponía a celebrar el primer tanto de la tarde, viendo como se marchaba al limbo la ocasión.

Apenas un minuto después,en una jugada sin apenas trascendencia, el delantero visitante Buba Bakari realizó prácticamente en el área rival una falta a todas luces innecesaria, una falta que le costó la segunda amarilla. tras haber visto la primera cartulina amarilla por protestar previamente. El San Fernando tendría que disputar toda la segunda mitad con un jugador menos.

Tras el descanso, parecía que el equipo que jugaba con un hombre más era el equipo foráneo. Ya desde el minuto 46, los de José Manuel Pérez mostraron a las claras que no tenían intención de replegarse ante su portería y que iban a sumir que un buen ataque es mejor que una buena defensa. De hecho, la primera oportunidad de esta segunda parte cayó del lado gaditano. Fue, como no podía ser de otro modo, mediante un centro latera de Bruno herrero, que fue cabeceado fuera por Lolo Guerreo. La siguiente ocasión cayó del mismo bando, esta vez tras una falta del molesto Pau Franch que su compañero Carri botó lanzando fuera el balón por muy poco.

Cumplida la hora de partido, el San Fernando demostraba que se podía ser mejor con 10 que con 11. Tenía maniatado a su oponente albiazul. Estos no tuvieron ninguna ocasión clara en la segunda parte. Lo único que pudieron contabilizar como tal llegó mediado el ecuador. ¿Cómo podía ser? Efectivamente, mediante una falta lateral botada por Oca desde el lateral, despejada con una palomita por Rubén Gálvez. Pero los minutos pasaban y era el San Fernando el que tenía las de vencer, ya que se replegaba muy bien y buscaba con ahínco las salidas de Pau Franch, que le dio la tarde a los centrales Talaveranos.

A 10 minutos del final, en el último tramo, llegaron las más claras para los de José Manuel Pérez. Las dos llegaron por sendos errores del cuadro local que acusaba las ganas de vencer. Así, un enorme error de Gianni, que prácticamente entrego el balón a Manu Ramírez, el cual tras pared con Pau Franch, malbarató una clarísima oportunidad, ya que la mandó fuera de los tres palos.

Un par de minutos después, nuevo error talaverano, esta vez de San José, que le dio la pelota a Manu Ramírez de nuevo, el cual vio adelantado a Gianni y trató de sorprenderlo desde 50 metros, si bien, y para respiro de la parroquia talaverana, el balón se fue por encima del larguero.

Estaba visto que ninguno de los dos equipos iba a meter ningún gol por mucho que los que jugaron con inferioridad se lo merecieran más que los locales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios