Deportes

De las dudas en China a destacar en el Mundial

  • Paulinho, Witsel y Carrasco reiteran que su experiencia en el fútbol asiático los ha enriquecido como futbolistas

Eden Hazard y Axel Witsel, en el entrenamiento con Bélgica. Eden Hazard y Axel Witsel, en el entrenamiento con Bélgica.

Eden Hazard y Axel Witsel, en el entrenamiento con Bélgica. / ronald wittek / efe

Pocos auguraban algo bueno a Paulinho, Axel Witsel y Yannick Carrasco cuando dejaron el fútbol europeo para jugar en la Liga China, pero los tres serán hoy titulares en el partido hasta ahora más esperado del Mundial de Rusia.

El duelo que medirá a Brasil con Bélgica en Kazán por los cuartos de final servirá a los tres para reivindicarse. El fútbol chino no les hizo peores futbolistas.

Salvo sorpresa de última hora, Paulinho jugará en el centro del campo de Brasil y Bélgica contará con Witsel en el medio y con Carrasco en la banda izquierda.

"Había una preocupación sobre el nivel que iban a tener Axel y Yannick. Si iban a sufrir por ir a China", comentó hace unos días el seleccionador belga, Roberto Martínez.

"Yo diría que mentalmente están más fuertes incluso, porque se han convertido en grandes jugadores de proyectos importantes. No creo que haya nada negativo en que los jugadores se vayan a China. Yo creo que es muy bonito ver a Yannick y Axel crecer a nivel humano", añadió el técnico.

Witsel, de 29 años, abandonó en enero de 2017 el Zenit de San Petersburgo para poner rumbo al Tianjin Quanjian. Según los medios locales, cobra unos 18 millones de euros por temporada.

Mucho más sorprendente fue lo de Carrasco. El extremo tiene apenas 24 años y es visto como uno de los jugadores a tener más en cuenta en el fútbol europeo.

Hasta febrero de 2018 jugaba en el Atlético, con el que alcanzó la final de la Liga de Campeones en 2016. Gozaba de buen estatus en el equipo rojiblanco, pero fichó por el Dalian Yifang. No trascendió lo que cobra, pero es evidente que la estrategia de la Liga china es llenar los bolsillos de los jugadores de Europa. Así llegaron Carlos Tevez, Javier Mascherano, Ezequiel Lavezzi o Hulk.

"La gente no sabe de lo que habla cuando comentan sobre la competición china", dijo Carrasco recientemente a la plataforma deportiva Sporza. "Llevo cuatro meses jugando ahí. No he perdido las cualidades en este tiempo. Tengo experiencia al máximo nivel: he jugado una final de la Liga de Campeones, he jugado contra muchos grandes clubes, ya he disputado una Eurocopa", comentó el carrilero izquierdo de Bélgica.

El caso de Paulinho es todavía más extraño. Tras iniciar su carrera en Brasil, fichó en 2013 por el Tottenham. En el fútbol inglés duró apenas dos temporadas y se fue al Guangzhou Evergrande. Parecía tener los días contados en el fútbol de élite, pero en el verano de 2017 recibió la llamada del Barcelona.

Así que el centrocampista hizo las maletas y aterrizó en el Camp Nou con 29 años. Su fichaje estuvo rodeado de enorme escepticismo, ya que llegó justo después de la salida de Neymar y a cambio de 40 millones de euros.

Pero Paulinho sorprendió con su fútbol y se convirtió en una pieza importante en el esquema de Ernesto Valverde. Jugó 49 partidos, anotando nueve goles y dando tres asistencias, para ayudar al Barcelona a ganar Liga y la Copa del Rey.

"Mi carrera siempre fue de esa forma, superando las adversidades. En varios lugares a los que llegué hubo desconfianza, críticas...", declaró Paulinho. "Ahora estoy en el mejor momento de mi carrera", sentenció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios