Internacional

El drama de Manchester

  • Ferguson apela al despido de Hugues en el City para poner nervioso a Mancini en el final de la Premier

El futbol inglés aguarda expectante el desenlace de su liga entre los dos dos grandes rivales de Manchester, el City y el United. Por vez primera en la historia la Premier League el título podría decidirse por diferencia de goles. Y Sir Alex Ferguson está apelando nuevamente a sus fintas psicológicas contra el líder, Manchester City.

Como siempre despues del último partido de la temporada en casa, Ferguson sale al campo de Old Trafford, micrófono en mano, para dar las gracias a los aficionados. El astuto técnico, de 70 años, se niega a descartar el título. "Confío en que la semana que viene volvamos a vernos para celebrar una fiesta gigantesca", dijo el domingo Ferguson. "En el fútbol han ocurrido ya algunas cosas locas", añadió.

El City juega la última jornada empatado a puntos con el United, pero con una ventaja de ocho goles. En la jornada final ambos son favoritos: el United juega en el campo del Sunderland y el City, que ganó 17 de sus 18 partidos en casa, recibe al Queen Park Rangers, el quinto por la cola.

"Estamos a un solo paso del trofeo, pero debemos tener cuidado porque el QPR quiere asegurarse seguir en la Premier", advirtió Yaya Toure. El marfileño brilló en el triunfo en el campo del Newcastle anotando los dos goles. Éste era considerado el mayor obstáculo para el club de los jeques camino hacia su primer título de campeón desde 1968, el tercero en total. Pese al triunfo, su técnico, Roberto Mancini, alza el índice advirtiendo: "Todavía no ha terminado. Es un gran error creer que ya hemos ganado el título. Los jugadores deben seguir con los pies en el suelo".

El italiano ganó entre 2006 y 2008 el triplete de campeón con el Inter, pero en Inglaterra sólo logró la Copa de Inglaterra con el City en 2011. Con un Ferguson pisándole los talones, Mancini entiende que hay que ser precavido. "Ya hemos ganado el título tres veces en la última jornada. Por eso no nos importa hacerlo de nuevo", ironizó.

El United debe aceptar los reproches de no haber mejorado su coeficiente de goles ante el Swansea (2-0) y por haber dilapidado en un mes su ventaja de ocho puntos. Pero Fergie quiere a toda costa la liga. Sería el décimoquinto titulo bajo su égida. Y especula también con su viejo camarada Mark Hughes. El delantero leyenda del United es actualmente entrenador del QPR. Hughes fue despedido en diciembre de 2009 como entrenador del City y sustituido por Mancini. "Me gustaría que Sparky jugase aún. Fue despedido de manera muy desconsiderada y seguro que se acordará", predijo Ferguson.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios