Deportes

La dificultad de ser el '9' de España

Ser el 9 de la selección española se convirtió en una profesión de alto riesgo y Diego Costa fue el último futbolista en probarlo con un debut que le dejó sensaciones agridulces.

España ganó a Italia por 1-0, su resultado favorito de los últimos años, y el delantero del Atlético de Madrid fue uno de los grandes atractivos al jugar su primer partido con el combinado de Vicente del Bosque después de renunciar a jugar con Brasil, su país de origen. La prensa española reaccionó ayer sin demasiado entusiasmo a su actuación, marcada por la timidez.

"No le pesó la condición de debutante tanto como la de querer ser un correcto debutante", explicó El Mundo. Efectivamente, Diego Costa supeditó su juego al que vio durante todos estos años por televisión, el de una selección española que prefiere la combinación y la jugada masticada antes que la búsqueda del delantero. Además, no se vio el mal genio habitual del delantero del Atlético de Madrid.

Diego Costa probó personalmente lo difícil que es ser delantero en la selección campeona mundial y europea. Durante los últimos seis años, coincidiendo con el ciclo ganador del combinado, por el equipo fueron pasando Fernando Torres, Villa, Llorente, Soldado, Michu, Negredo y Diego Costa. De todos ellos, en estos momentos sólo los dos últimos parecen tener opciones claras de acudir a Brasil.

El paso de los años, las lesiones, los bajos momentos de forma y la falta de adaptación al singular estilo de la selección española propiciaron tanto baile de delanteros.

"La lista ha sido larguísima desde 2008, con un debate febril cuando Del Bosque utilizaba a Cesc Fábregas en lugar de a un ariete. Diego Costa manifestó lo difícil que es adaptarse al método de un equipo que rara vez utiliza al delantero centro como referente en el juego", explicó ayer el diario Marca.

La selección española casi desprecia la figura del 9. Sus habilidosos e imaginativos centrocampistas no lo tienen como su primera opción de pase y más bien buscan la ruptura en carrera de sus mediapuntas. Diego Costa intentó realizar movimientos de delantero, como hace en el Atlético de Madrid, pero eso no parece lo apropiado para la selección española.

No obstante, Del Bosque le tiene fe a Costa, según declaró al final del encuentro ante Italia: "Se irá adaptando poco a poco".

Ésa es la palabra clave: adaptación. Mientras Diego Costa, como cualquier delantero centro, es la primera opción de pase en su equipo, el Atlético de Madrid, en la selección española su tarea es muy diferente. Más allá de sutilezas, es el jugador más adelantado con el que combinar.

Lo paradójico es que el equipo español necesita la figura de un goleador, como en tiempos encontró con Villa, un hombre que garantice cuatro o cinco tantos en los torneos importantes.

Ante Italia, finalista en la última Eurocopa, jugó tan bien como suele, pero volvió a tener problemas para convertir esa superioridad en goles, en lograr un resultado que evitara angustias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios