tenis abierto de estados unidos

El desafío de superar los cuartos

  • Tras doblegar el día de su cumpleaños a Sharapova, Carla Suárez afronta con optimismo el reto de alcanzar las semifinales de un Grand Slam

  • Será el séptimo intento de la canaria

Carla Suárez celebra su victoria ante Maria Sharapova. Carla Suárez celebra su victoria ante Maria Sharapova.

Carla Suárez celebra su victoria ante Maria Sharapova. / BRIAN HIRSCHFELD / efe

Carla Suárez está ante uno de los mayores desafíos de su carrera: después de seis oportunidades sin conseguirlo, la española tendrá hoy una nueva ocasión para avanzar por primera vez a una semifinal de un Grand Slam.

Tras batir a Maria Sharapova por 6-4 y 6-3, la canaria se enfrentará en los cuartos de final del Abierto de Estados Unidos a Madison Keys, que eliminó a Dominika Cibulkova por 6-1 y 6-3.

Después de sacarse de encima las frustraciones de perder los últimos dos partidos que había jugado el día de su cumpleaños, en 2013 por un doble 6-0 ante la siempre favorita Serena Williams y el año pasado con una caída ante su hermana Venus, Suárez por fin tuvo un festejo completo en Nueva York. Esta vez a la tercera fue la vencida. Y sin tener que esperar el regalo de nadie, ella misma se lo procuró.

"Quería ganar. El año pasado también me había tocado jugar con Venus Williams y perdí. Entonces, en un día que podía ser especial, te vas a la cama un poquito triste. Y encima en una fecha redonda como los 30, la verdad es que estoy muy feliz", comentó la española, que ahora busca superar otras cuestiones pendientes.

Tres veces en Australia, dos veces en Roland Garros y una vez en el Corona Park, Suárez tuvo la posibilidad de llegar a las semifinales, pero nunca consiguió superar esa barrera. Por eso, con sus flamantes 30 años recién cumplidos, siente que no puede fallar.

"Mental y físicamente me siento bien. Tengo un día libre para practicar y para centrarme en mi próximo juego", declaró la canaria tras dar el impacto ante Sharapova.

El desafío por delante es Keys, finalista el año pasado, número 14 del mundo y, a sus 23 años, una de las mimadas del público local. Y hasta ahora, otra valla insuperable para Suárez, que perdió en tres sets las tres veces que se enfrentó a ella. "Madison jugó aquí la final del año pasado. Es la jugadora local, sabe cómo jugar y tiene experiencia en este torneo. De seguro para mí será difícil", explicó la joven, que reconoció que el juego de la norteamericana, potente y veloz, es complicado para ella.

"Juega muy agresivo y sirve realmente bien. Tiene un buen golpe de derecha y para mí es difícil", admitió la trigésima preclasificada, que, no obstante, tiene confianza en poder cambiar la historia: "Cuando me enfrento a rivales que juegan muy rápido, para mí es difícil, pero tengo que estar lista y creo que lo estoy".

Ante Sharapova dio muestras de ello. Es cierto que la ex número uno del mundo colaboró con sus problemas para servir y con sus errores no forzados, pero Suárez estuvo atenta para aprovechar las oportunidades y quitarle más confianza con defensas heroicas que levantaron al público del estadio Arthur Ashe, que estaba masivamente con la rusa, si bien reconoció el esfuerzo y el talento de la ganadora.

"Tengo que correr y luchar cada punto, cada bola", sintetizó Suárez al ser preguntada por la clave para ganarle a Sharapova y para tener opciones frente a Keys. "Siempre digo lo mismo. Cuando estoy ahí, trato de no pensar en muchas cosas, sólo en mi trabajo y en mantenerme enfocada. Y en luchar", insistió.

El juego de Suárez no sólo despertó elogios por el esfuerzo. La legendaria Chris Evert, seis veces campeona del US Open y ganadora de 18 Grand Slam, aseguró en sus comentarios televisivos que el revés a una mano de la española era el mejor que recordaba en el circuito. Hoy deberá lucirlo al máximo si pretende ganarle a Keys y por fin superar esa barrera de los cuartos que tanto se le resiste.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios