Deportes

El derbi prolonga la racha de ambos

Guadalcacín: Lebrón, Álvaro, Joselito, Paco Castillo, Migue, Alfonso, Martel (Manu Macías, 77'), Luis Castillo, Javi Tamayo, Adrián Martín (Ismael, 73') y José Vega (Piñero, 64'). At. Sanluqueño: Ismael, Sergio Iglesias, Ezequiel Arana, Dani, Jose, Juanmi, Chiqui (Del Moral, 60'), Cristian, Marc (Pelón, 90'), Alberto Rodríguez y Alberto Jiménez (Adri, 79'). Árbitro: Santizo Álvarez (sevillano). Bien en líneas generales. No se complicó nunca. Amonestó a José Vega, Javi Tamayo; Sergio Iglesias, Rubén Pazos (banquillo), Cristian y Jose. Incidencias: Encuentro correspondiente a la 23ª jornada de Liga del Grupo X de Tercera División, disputado en el Fernández Marchán ante unas 800 personas.

Guadalcacín y Atlético Sanluquelo firmaron unas justas tablas en un encuentro muy equilibrado, más físico y táctico que vistoso, con dos partes totalmente diferentes -si en la primera mandaron los locales, la segunda se decantó del lado visitante-, marcado por la lluvia y por el mal estado del terreno de juego. El césped artificial del Fernández Marchán está muy deteriorado y cada vez les cuesta más a los futbolistas crear juego.

El punto dejó contentos a todos. El Guada suma y sigue, se mantiene invicto en casa, encadena once jornadas consecutivas sin conocer la derrota y gracias a sus 25 puntos se aleja más de la zona de peligro. El Sanluqueño se dio una pequeña alegría después de una turbulenta semana, marcada por el cruce de declaraciones entre presidente y entrenador por los problemas económicos del club. Los de Pérez Herrera son cuartos en la tabla con 39 puntos y volvieron a demostrar que están muy por encima de la gestión una directiva que hasta el momento no está cumpliendo con lo pactado. Los futbolistas, como vienen haciendo desde hace varias jornadas, nada más comenzar el encuentro realizaron una sentada como medida de protesta. Empezaron el partido sentados sobre el césped pero pronto se levantaron para dejar alto el pabellón y luchar por un importante punto fuera de casa. Como recompensa, el respaldo y las muestras de cariño de una afición que con sus cánticos dejó bien a las claras de qué lado está en esta batalla.

El Guadalcacín, que la pasada jornada no compitió por la retirada del Lucena, entró fuerte al encuentro pese a la ausencia de tres pilares importantes en su bloque, el capitán Diego Galiano, Juan Rosillo y Rodri, y no tardó en hacerse con las riendas del juego ante un rival que se tenía que limitar a defender con orden las acometidas de los pupilos de Ismael Pérez.

Aún así, las oportunidades en una y otra portería tardaron en llegar mucho más de lo deseado por unos aficionados con muchas ganas de fútbol y buen juego en una tarde gris y lluviosa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios