Deportes

El debutante y un viejo conocido disputan una semifinal abierta

  • Granada y Betis abren el torneo en un choque inédito con el reto de afinar su puesta a punto antes de luchar por la permanencia en Primera

Betis y Granada abren hoy el LXI Trofeo Carranza (a partir de las seis y media de la tarde, televisado por Movistar Plus, 8TV y Onda Cádiz) en un duelo inédito porque el conjunto de la ciudad de la Alhambra se estrena en el torneo, todo lo contrario que el conjunto verdiblanco, cuya última aparición, allá por 2007, culminó de manera exitosa con la conquista de la gran copa. El campeón de aquella edición no llegó a defender tal condición y ocho años después vuelve con la sana intención de añadir el sexto título a su palmarés.

Para ello tiene que dar el primer paso y superar al Granada de Quique Pina, que no quiere desaprovechar su oportunidad para hacer un buen papel y por qué no, pasar a formar parte de la privilegiada lista de equipos ganadores del trofeo de los trofeos.

El novato se mide a un asiduo en el torneo sin un favorito claro para una semifinal que se presenta abierta, al contrario que la otra. Se ven las caras un equipo, el Granada, que se apresta a afrontar su quinta temporada consecutiva en Primera División después resurgir de sus cenizas de la mano de Pozzo y Pina, y otro, el Betis, que acaba de regresar a la máxima categoría con el objetivo de quedarse en ella y dejar de subir y bajar. Se meterá en la final el que más empeño ponga en la misión en un partido que no deja de tener el apellido amistoso. En caso de similar intensidad, el que más acierte en las dos áreas.

La escuadra entrenada por Pepe Mel quedó concentrada ayer en el hotel Montecastillo de Jerez con 25 jugadores, incluido el internacional peruano Juan Manuel Vargas, recién fichado. La convocatoria del Betis está integrada por los porteros Adán, Dani Giménez y Pedro; los defensas Molinero, Piccini, Bruno, Pezzella, Westermann, Caro, Jordi Figueras, Tarek, Varela y Vargas; los medios Xavi Torres, N'Diaye, Digard, Petros, Fabián, Portillo, Dani Ceballos, Cejudo y Francis; y los delanteros Jorge Molina, Rennella y Rubén Castro.

Por su parte, el técnico del Granada, José Ramón Sandoval, se lleva a Cádiz a 25 efectivos: los porteros Oier y Andrés Fernández; los defensas Lombán, Martins, Mainz, Babin, Miguel Lopes, Uche, Insua, Foulquier, Salva Ruiz y King; los centrocampistas Fran Rico, Rober, Javi Márquez, Piti, Edgar, Rubén Pérez, Rochina y Khrin; y los delanteros El Arabi, Success, Córdoba y Nico López.

Como es lógico, los entrenadores de ambos equipos distribuirá minutos entre sus jugadores en los dos partidos del Trofeo, un torneo que les servirá de doble ensayo de cara al inminente comienzo del campeonato de Liga.

No son dos equipos que en principio se vayan a mover en la parte alta de la clasificación. En todo caso, los pelearán por la permanencia, pero no deja de ser un partido de Primera, de los que no se ven en el estadio Carranza en la última década de castigo en las categoría de plata y bronce.

Sandoval se refirió ayer al Trofeo al calificar como "un amistoso de primer nivel" la semifinal contra el Betis, aunque matizó que "hay que tomarse la participación en el torneo gaditano como una carga de trabajo más de pretemporada",

Sandoval considera que el Granada llega a la última doble de la pretemporada "en un nivel óptimo de preparación física", aunque no escondió que a su equipo le falta "un poco de velocidad".

Según el técnico del Granada, su equipo está "compitiendo bien en esta pretemporada ante equipos de gran nivel", como ahora es el caso del Betis, con lo que "el sistema táctico y estratégico va a prevalecer sobre lo físico".

Sandoval avanzó que dosificará a sus jugadores en los dos partidos del torneo "para evitar lesiones o acumulación de sobrecargas musculares".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios