Deportes

El clásico se muda a Europa

  • El Madrid se quita el favoritismo ante un Barça con bajas pero con Navarro El CSKA busca vengar la derrota con Olympiacos de 2012

Los cuatro equipos más potentes de la presente edición de la Euroliga, Real Madrid, Barcelona, CSKA y Olympiacos, llegan a Londres para enfrentarse por el título más importante del continente en el emblemático O2 Arena de la capital británica. En una cita histórica, los dos grandes del baloncesto español han extrapolado su dominio en el fútbol también al baloncesto y se enfrentarán a partir de las 21:00, en la segunda de las semifinales. 

El choque entre madridistas y barcelonistas, que asegura la presencia española en la final del domingo, es el segundo en una fase final de la Euroliga, tras el disputado en 1996 en París, en el que el Barcelona de Aíto García Reneses y Karnisovas se impuso por 76-66 al Madrid de Arlauckas. 

 

Los dos equipos acuden a la cita en diferente estado de forma: el Madrid descansado, después de arrollar en los cuartos de final al Maccabi y con el primer puesto de la primera fase de la ACB asegurado, mientras que los de Xavi Pascual andan mermados por las inoportunas lesiones tras unos cuartos de final muy exigentes (3-2) ante el Panathinaikos y sin tener asegurada la tercera plaza liguera. 

 

Ambos conjuntos se han enfrentado en cuatro ocasiones este curso, con un balance de dos victorias para cada uno: los madrileños se impusieron en la Supercopa de España, en Zaragoza (95-84), y en el partido de vuelta de la liga (78-65), el pasado 28 de abril, mientras que los catalanes se llevaron el triunfo en la Copa del Rey, en Vitoria (111-108), y en el partido de ida (96-89), en el Palau Sant Jordi. 

 

El Real Madrid, que busca su noveno título de campeón de Europa y el primero desde 1995, temporada en la que estaba el legendario Zeljo Obradovic en el banquillo, ha construido una plantilla joven y con una clara base nacional alrededor de Rudy Fernández, incluido en el quinteto ideal del torneo. 

 

El que es, probablemente, el conjunto con el mejor juego exterior del continente se enfrentará a un Barcelona que aspira a sumar su tercera Euroliga, tras las logradas en 2003 y 2010, y que ha demostrado un gran nivel esta temporada en Europa. Pero el conjunto dirigido por Xavi Pascual desembarca en el Reino Unido mermado por las recurrentes lesiones de sus puntales y muy dependiente de un Navarro siempre fino y acertado en los encuentros ante sus más acérrimos rivales, pese a las continuas molestias que arrastra. Además de las ya anunciadas bajas de Mickael, retirado por una tromboembolia pulmonar, y Brad Oleson, que no puede disputar la Euroliga al haberlo hecho este año con el Caja Laboral, el pívot australiano Jawai está casi descartado por una rotura del tendón peroneal lateral del pie derecho, mientras que el montenegrino Todorovic y el estadounidense CJ Wallace andan tocados.

 

Sin embargo, puede ser el hecho de tener tanto en contra lo que le dé al club catalán ese plus que casi siempre saca en los momentos decisivos. A su favor tiene el siempre determinante factor Navarro, que a sus 32 años sigue siendo el principal arma azulgrana. Pero además del capitán, el Barça necesita la aportación de Marcelinho Huertas, Lorbek y del ex madridista Tomic, que también fue incluido en el cinco ideal del torneo. 

 

Antes del gran duelo español otros dos clásicos del baloncesto continental se verán las caras (18:00): el vigente campeón del torneo, el Olympiacos griego, y el CSKA de Moscú de Ettore Messina.

 

El conjunto heleno defiende el título logrado en Estambul la temporada pasada aferrado al genial Spanoulis y con un nuevo técnico, el joven Gorgios Bartzokas. El conjunto de El Pireo, que cuenta con el Mejor Joven de la Euroliga, el griego Papanikolau, de 22 años, intentará de nuevo dar la sorpresa como en la pasada edición, cuando sorrprendieron contrapronóstico a los moscovistas en la final con un parcial de 22-8 que dio la vuelta al marcador.

 

El equipo moscovita aspira a lograr su séptimo título y acercarse un poco más al récord de ocho triunfos en la competición continental que posee actualmente el Real Madrid. A excepción de Kirilenko y Shved, que dejaron el CSKA para enrolarse en los Timberwolves de la NBA, el equipo ruso cuenta con la base que se paseó por la última Euroliga con una constelación de estrellas que encabezan Krstic, Teodosic, Khryapa, Aaron Jackson y Papaloukas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios