tenis wimbledon

El camino para reeditar la épica

  • Nadal y Federer disfrutaron de una jornada de descanso antes de encarar la segunda semana de competición

  • En el recuerdo de ambos está muy viva la inolvidable final de 2008

Rafael Nadal, tras vencer a Alex De Miñaur en su partido de tercera ronda de Wimbledon. Rafael Nadal, tras vencer a Alex De Miñaur en su partido de tercera ronda de Wimbledon.

Rafael Nadal, tras vencer a Alex De Miñaur en su partido de tercera ronda de Wimbledon. / GERRY PENNY / efe

Rafael Nadal y Roger Federer se enfrentaron por última vez en Wimbledon en 2008, en un duelo épico que sirvió al español para levantar su primera corona en Londres. Diez años después, todos esperan que esta semana culmine con una reedición del que muchos consideran el mejor partido de todos los tiempos.

Y es que la rivalidad entre ambos sigue intacta, al igual que sus objetivos: conquistar los grandes torneos y pelear por el número uno. Sin ir más lejos, el sábado Nadal se garantizó seguir siendo el próximo lunes 16 de julio el mejor jugador del mundo según el ranking ATP. Pase lo que pase esta semana.

La historia ya ha vivido 38 capítulos de la que probablemente es la rivalidad más grande en el mundo del tenis. ¿Estará reservado el 39 para esta edición de Wimbledon? Aún queda lejos, pero la premisa para posibilitarlo es que el primer y segundo cabeza de serie en Londres sólo podrían verse las caras en la final.

Nadal prefiere ser cauto. "Es muy positivo estar ya en la segunda semana, ganando tres partidos", señaló el de Manacor. "Estoy jugando bien. En el segundo partido jugué muy bien y el sábado también hice un buen partido. Estoy contento por seguir adelante y jugando bien". Hoy se verá las caras con Jiri Vesely este lunes en el último turno de la Pista Central. Será su segundo enfrentamiento ante el checo, con quien mantiene un cara a cara de 1-0.

De superar a Vesely, en cuartos de final podría asomar el cabeza de serie número cinco, Juan Martín del Potro, si se impone la lógica del ranking y vence a Gilles Simon en cuarta ronda. En semifinales amenazarían nombres como los de Novak Djokovic o Kei Nishikori. Un camino nada sencillo.

"La final de 2008 fue un paso muy importante en mi carrera", recordó Nadal, que ahora se encuentra a tres partidos de repetirla. "Siempre he sido muy claro con que probablemente es uno de los partidos más emocionales que he jugado", añadió.

Federer tampoco olvida el día en el que perdió el reinado en Wimbledon después de ganar cinco años consecutivos (de 2003 a 2007). "Fue una de las derrotas más duras que he tenido, sin duda. Estaba cerca de conseguir seis títulos seguidos", confesó el suizo.

"Fue un gran partido por muchas razones. Perder en esas circunstancias me hizo más humano. Pero fue un gran partido", dijo sobre la final de 2008. "Estoy seguro de que hablaremos de eso cuando seamos mayores en la mecedora", bromeó.

Federer también debe superar tres partidos más para arribar a la final. El primero hoy, en el primer turno en la Central y frente a Adrian Mannarino, al que ha ganado en los cinco enfrentamientos previos.

A partir de ahí aparecerían nombres como los del octavo favorito, Kevin Anderson, en cuartos de final, o los de Milos Raonic o John Isner en semifinales. El canadiense fue el último en derrotarlo sobre el césped británico en 2016.

Nadal y Federer descansaron ayer en el tradicional domingo libre de Wimbledon. Lo necesitaban para lo que está por venir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios