cádiz c.f.

"Si esto no cambia, me iré en diciembre"

  • Acuña muestra su descontento por la situación en que se encuentra · Acepta el trabajo extra que propone el club, pero no le parece bien tener que entrenarse por las tardes

La noticia publicada ayer por este periódico sobre la intención del club de potenciar el rendimiento de Acuña con algunas sesiones extras de trabajo sorprendió al propio jugador, que no estaba al corriente de esta posibilidad. Al ser un proyecto que todavía no ha visto la luz, es normal que el paraguayo aún no haya sido informado. Admite que puede ser bueno para él mejorar en algunos aspectos, aunque pone sus condiciones sobre el tiempo que debe emplear en ello, señala que la mejor forma de progresar sería teniendo minutos en los partidos del equipo y tiene claro que se marchará en diciembre si sigue sin ser convocado por el entrenador.

"No me parece mal la idea de tener un plan especial para mejorar porque todos tenemos que hacerlo. Ya lo hacía con Espárrago y me parece bien hacerlo, incluso yo lo iba a proponer. Quedarme un rato después del entrenamiento me parece bien, pero no veo por qué tendría que ir por las tardes, eso es algo que tendríamos que hablar", comenta al respecto.

El delantero se muestra respetuoso con sus compañeros y con el entrenador, pero subraya que lo que más necesita es tener minutos con el equipo. Nada como eso para ser un mejor futbolista: "Es verdad que tengo que mejorar en algunos aspectos de mi juego, pero lo mejor para eso es tener minutos en el equipo y tener ritmo de competición. Puede ser bueno quedarme un rato y hacer lo que me digan, pero lo que cualquier futbolista necesita de verdad es tener competencia".

Es evidente que el paraguayo no está a gusto con su situación actual y no descarta ni mucho menos la posibilidad de cambiar de aires, por más que la opción del Real Madrid Castilla parezca descartada: "Todavía tengo las puertas abiertas para marcharme. Tengo algunas cosas por ahí y si al llegar diciembre no cambia mi situación, me marcharé. Desde que he llegado no me han salido bien las cosas, este año tenía la intención de explotar en Segunda B y tampoco estoy teniendo la oportunidad de jugar. Yo me entreno al máximo y lo doy todo, pero después el entrenador es el que decide y no puedo hacer otra cosa que esperar mi oportunidad".

El paraguayo no puede evitar sentir cierta envidia por lo que le está pasando a Chico en el Almería, aunque él ya tuvo una oportunidad en el Salamanca y, por los motivos que sea, no la aprovechó: "Chico se ha ido, han confiado en él y le están saliendo bien las cosas. Yo también querría que me pasara eso porque el año pasado, en el Salamanca, tuve mala suerte. Empecé bien, marqué un gol en la Copa y todo iba bien encaminado. Pero me lesioné y todo se torció. Al final se me hizo eterno porque no tenía minutos y yo había ido allí para jugar".

Los fines de semana no los vive como gustaría. En lugar de estar concentrado, ve los partidos de casa en la grada y hace vida familiar, por más que arrastre otro tipo de fama: "Con esto de que sólo pueden ir convocados 16 futbolistas y que los de arriba están haciendo bien las cosas, me toca quedarme fuera. Se me hace muy duro porque yo tenía en mente hacer una gran temporada y no lo estoy consiguiendo. A veces salgo los fines de semana con mi novia a cenar o a tomar algo y hay gente que habla de más . Yo no hago caso porque sé lo que hago y sé cómo tiene que portarse un profesional".

De la oferta del filial madridista comenta que "era una cantidad muy importante para un futbolista que no está jugando. Esto me da moral porque es una forma de valorarme".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios