Baloncesto

En busca de la sentencia

  • La selección española se mide a la anfitriona China con la misión de refrendar la buena imagen mostrada ante Grecia y encarrilar el pase a la siguiente fase

El deportista más alto de los Juegos de Pekín, el local Yao Ming, techo de la cita pequinesa con 2,26 metros, estará frente a la selección española en el segundo encuentro olímpico del equipo dirigido por Aíto García Reneses, hoy a las 10:45 hora española.

Ming no es el único gigante de los chinos. A sus 226 centímetros hay que añadir los 214 del jugador del Bayi, que así se llama su club, en la ciudad de Ningbo, Wang Zhizhi. La presencia de estos jugadores en el equipo chino sirvió para acuñar el apodo de la selección anfitriona de esta edición olímpica: La Gran Muralla Andante.

Además de Yao, la formación asiática dispone de otro jugador en la NBA, un formidable alero de 2,11 que responde al nombre de Yi Jianlian, elegido en el número seis del sorteo universitario (draft) por los Bucks de Milwaukee, su actual equipo. Ahora Jianlian vuelve a completar la línea conocida como The Big Three (Los Tres Grandes).

Así, China puede poner en pista a cinco jugadores que, de un modo u otro, tienen relación con la NBA, algo que tampoco escasea en España. La cita promete emociones fuertes. La selección española, mientras, buscará confirmar las buenas sensaciones mostradas en el debut ante Grecia ante otro complicado rival como China, que intentará olvidar el traspié ante Estados Unidos y ofrecer una victoria a su público. Pocas veces se han visto la cara ambas selecciones, pero el balance es demoledor para España, ya que de las 13 veces que se han visto las caras sobre el parquet, 12 son triunfos españoles por tan sólo una victoria china, que se remonta al Mundial de 1990.

Además, sobre la cancha del Wukesong Arena se vivirá el esperado duelo entre Yao Ming, recuperado milagrosamente de su grave lesión, y de Pau Gasol, que será seguido por la afición china, que se ha desvelado muy seguidora de la figura del de Sant Boi.

Sin embargo, Aíto García Reneses, satisfecho por lo visto en el debut, advertía que no hay que fiarse del potencial chino, ya que no es sólo Yao Ming, pidiendo concentración a los suyos para evitar la relajación en momentos claves de los partidos.

España, que seguirá puliendo su juego, apelará a su rapidez habitual para desequilibrar el encuentro y a la gran intensidad defensiva mostrada ante Grecia y que se está mostrando como una de las señas de identidad del combinado nacional.

El pívot cordobés Felipe Reyes advirtió ayer que su rival será más complicado de lo previsto y recalcó que no "sólo es Yao Ming".

"Es un equipo que tiene buenos tiradores, que no sólo es Yao. Son jugadores muy grandes por dentro, mientras que por fuera son muy rápidos y tiran muy bien desde 6,25. Y si nosotros nos relajamos, nos pueden dar un susto bastante grande, sobre todo si tenemos en cuenta que juegan en casa", afirmó Reyes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios