lorca atlético | cádiz · LA PREVIA

En busca de la credibilidad perdida

  • Clave Jose González cumple hoy una vuelta con el conjunto amarillo en la visita al Lorca Atlético, con la urgencia de sumar tres puntos más necesarios que nunca

Cuando no se hace la tarea a su debido tiempo y se deja todo para el final, las prisas aparecen y no queda margen para los errores ni para las excusas. El Cádiz todavía está a tiempo de realizar el trabajo que ha ido dejando pendiente a lo largo del curso para intentar al menos sacar un aprobado. Como primer paso está obligado a ganar hoy en su visita al campo del Lorca Atlético. Los amarillos llegan a la localidad murciana con el agua al cuello para disputar una de las siete finales que restan hasta el final de la Liga regular. Son quintos dos puntos por debajo del Melilla, el adversario que marca la referencia del cuarto puesto perdido por los gaditanos en la última jornada.

Los tres puntos son vitales después de que el conjunto amarillo haya pasado de perseguido a perseguidor en la clasificación tras haber abandonado la zona de privilegio. En exte contexto, ya no cuenta sólo el resultado propio, el de los rivales directos también pesa a estas alturas de campeonato. Y cuidado, porque detrás vienen otros dispuestos a aprovechar el más mínimo tropiezo.

El Cádiz se juega media temporada precisamente frente al rival que en la primera vuelta lanzó un misil contra la línea de flotación de la nave amarilla al sorprender en Carranza (1-2) y propiciar el despido de Risto Vidakovic y la incorporación de Jose González, quien completará hoy una vuelta al mando del banquillo ante una escuadra inmersa en otra lucha, la de huir cuanto antes de la zona peligrosa. Los lorquinos están seis puntos por encima del descenso y cinco por delante de la promoción y han hecho de su campo un fortín pese al reciente varapalo sufrido ante el Sevilla Atlético (0-3).

El equipo de Jose González ha tenido tiempo esta semana de asimilar el duro golpe que supuso el empate en casa frente al Lucena el pasado domingo cuando no podía fallar. El Cádiz agotó el escaso crédito que le quedaba -lo hizo delante de su afición- y hoy debe empezar a recuperarlo, aunque sea lejos del estadio Carranza.

Una victoria en Lorca despejaría -al menos una semana- los negros nubarrones cargados de dudas y además supondría un bálsamo renovador del ánimo de jugadores, técnicos y una hinchada merecedora de un respiro. Y no es para menos. En este principio de abril hay que remontarse hasta febrero para encontrar el último triunfo de los amarillos -un ajustado 1-0 frente al Polideportivo Ejido- antes del archiconocido mes de agonía padecido en un marzo salpicado por dos empates y otras tantas derrotas. Hasta la meritoria igualada en Ceuta quedó empequeñecida por los pobres resultados obtenidos en los tres duelos posteriores.

Si hay una palabra que define al Cádiz esta temporada esa es irregularidad. Tan pronto encadena victorias como enlaza fracasos. En esa lucha constante contra la intermitencia, se supone que ha llegdo el turno de la racha positiva que ahora sí es necesaria mantenerla hasta la conclusión de la campaña. La incógnita sólo podrá resolverse durante el choque en el estadio Francisco Artés Carrasco del bello municipio lorquino. ¿Se verá al Cádiz de la primera media hora en Écija (0-2) o el de los últimos diez minutos de la primera parte (3-2)? ¿Saldrá adormecido como ante el San Roque de Lepe y Lucena o con las pilas cargadas como en las segundas mitades en busca de una reacción que suele resultar tardía?

La principal novedad en el once inicial estará en el regreso de Pedro Baquero al centro de la defensa una vez superados sus problemas en un gemelo que le han mantenido inactivo durante un mes y medio. El onubense no jugó contra la semana pasada por precaución pero hoy acompañará a Serrano en el eje de la zaga. Ambos estarán flanqueados por Cifuentes, a la derecha, y Raúl López, a la izquierda. En la portería estará, una jornada más, Álvaro Campos.

Jose tiene donde elegir en el centro del campo, donde caben varias posibilidades, desde el doble pivote formado por Moke y Jurado, o el integrado por uno de los dos junto a José Miguel Caballero, que vuelve a la lista tras cumplir un partido de sanción. No hay que descartar que una de esas dos plazas la termine ocupando Carlos Caballero, como ya hizo el pasado domingo. En ese caso dejaría libre el puesto de mediapunta que sería para Enrique. Si el técnico coloca al madrileño en tres cuartos, el extremeño pasaría al costado izquierdo en detrimento de López Silva. Juanse parece el dueño de la banda derecha. En punta, Jose deberá decantarse entre Pachón o Moreno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios