Deportes

Un autogol deja al Eibar muy arriba

El Eibar se reencontró ayer con la victoria en Ipurúa ante el Rayo Vallecano, en un partido abierto, en el que hubo suspense hasta el final y en el que pudo haber más goles, pero en el que sólo subió al marcador el tanto del rayista Llorente en propia puerta.

El equipo guipuzcoano no ganaba en casa desde hace dos meses y se impuso a un conjunto madrileño que buscó la victoria para intentar auparse a la zona media. Borja Bastón, máximo goleador de los azulgranas con seis tantos, estuvo a punto de marcar antes de cumplirse el primer minuto de juego, pero en un uno contra uno con Toño, éste despejó el disparo del atacante.

El Rayo Vallecano comenzó a dominar el balón y pudo adelantarse en el marcador, pero Asier Riesgo lo impidió con una buena parada a disparo de Bebé.

El partido estaba abierto, era un toma y daca. En un contragolpe Raúl Baena estuvo acertado al obstaculizar un disparo del italiano Verdi, tras un rápido contragolpe iniciado por Keko y en el que Saúl Berjón centró a Verdi al primer toque.

El único gol del encuentro llegó en una rápida acción en la que Borja Bastón pasó en profundidad a Saúl Berjón, quien centró al área pequeña, donde Llorente metió el balón dentro de su portería, subiendo el 1-0 al marcador en el minuto 20.

El tanto animó al Eibar, que durante un tiempo fue superior a los madrileños, a los que anuló con su intensa presión. Así, Keko pudo marcar de nuevo para los eibarreses, pero su disparo desde el borde del área golpeó en la parte alta del larguero, con Toño, algo adelantado, sin poder hacer nada. Le faltó acierto en el remate a Borja Bastón, quien golpeó fuera un centro de Saúl Berjón.

Durante bastantes minutos del final de la primera parte, bajó la intensidad del juego por el cansancio. Antes del descanso, con el marcador a favor, el Eibar se replegó, dejando dominar el esférico a un Rayo Vallecano que no creó peligro.

El conjunto entrenado por Paco Jémez, quien dio entrada a Pablo Hernández, comenzó dominando la segunda parte; mientras que esperaba atrás el de Mendilibar, quien sacó al césped a otro delantero, Sergi Enrich, para acompañar a Borja Bastón.

El defensa central azulgrana Dos Santos remató muy alto tras buena jugada. El Eibar perdonó dos veces en la misma jugada y prácticamente hubiera sentenciado el encuentro, pero no lo hizo y siguió la incertidumbre por el resultado hasta el final.

Eibar: Asier Riesgo; Capa, Dos Santos, Pantic, David Juncà; Escalante, Dani García; Keko, Verdi (Sergi Enrich, 59'), Saúl Berjón (Inui, 74'); y Borja Bastón (Lillo, 87'). Rayo Vallecano: Toño; Tito (Manucho, 69'), Zé Castro, Llorente, Rat; Trashorras, Raúl Baena; Bebé, Jozabed (Pablo Hernández, 53'), Ebert (Lass, 64'); y Javi Guerra. Gol: 1-0 (20') Llorente, en propia puerta. Árbitro: Álvarez Izquierdo (catalán). Amonestó a Sergi Enrich, Dani García; Ebert y Bebé. Incidencias: Unos 5.500 espectadores, entre ellos un centenar de aficionados del Rayo Vallecano, acudieron al campo de Ipurúa en un partido de la jornada 10 de la Liga BBVA, en una mañana soleada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios