Deportes

Con ansias de venganza y también de reivindicarse

  • El Real Madrid, con la única baja de Marcelo, recibe al mermado Dortmund, su verdugo hace un año

El Real Madrid recibe al Borussia Dortmund con el doble objetivo de vengar su eliminación de la Liga de Campeones la pasada campaña y reivindicar su favoritismo tras tanta convulsión. El encuentro, ida de los cuartos de final, llega marcado por el recuerdo de lo ocurrido el pasado año, cuando el Madrid quedó fuera en semifinales tras perder 4-1 en Dortmund y ganar por un insuficiente 2-0 en casa.

Aquello fue el principio del fin de José Mourinho como entrenador del Madrid y la consagración de Jürgen Klopp. De hecho, incluso sonó como candidato para dirigir al equipo blanco.

Carlo Ancelotti recordó ayer lo ocurrido hace casi un año. "En la ida el Madrid tuvo un buen control en el primer tiempo y en el segundo pasó lo increíble. Luego la remontada no fue fácil porque marcar tres goles al Borussia no es fácil. Fue una sorpresa, pero en la Champions puede pasar esto".

El Madrid jugó cuatro partidos la pasada temporada ante el Dortmund y únicamente ganó el último, que no le sirvió de nada. Los alemanes lo desbordaron táctica y físicamente. Ahora el conjunto blanco afronta una buena oportunidad de revancha. Pero para ello deberá resolver el buen número de dudas surgidas en las últimas dos semanas. La goleada blanca por 5-0 al Rayo Vallecano paradójicamente se produjo en un ambiente de derrota por los dos tropiezos previos ante Barcelona y Sevilla, y los hinchas abuchearon al equipo en varios momentos.

De los silbidos no se salvó ni siquiera Cristiano Ronaldo. Por eso el encuentro también es importante para medir el grado de autoestima de los blancos. Un triunfo reforzaría su condición de aspirante a ganar títulos, pero un mal resultado erosionaría gravemente su confianza. "Es un mal momento que debemos olvidar y centrarnos en el partido. No podemos perder la confianza y estoy convencido de que daremos lo mejor para poder ganar", manifestó ayer el volante croata Luka Modric.

La oportunidad parece propicia para el Madrid, en especial por el enorme número de bajas que tiene el Borussia Dortmund. Hasta seis: Subotic, Bender, Gündogan, Blaszczykowski, Schmelzer y Lewandowski.

Sin duda, la ausencia más destacada es la del sancionado Lewandowski, el gran artillero polaco que se consagró precisamente en la eliminatoria ante el Madrid al marcar los cuatro goles de su equipo en la ida tras una actuación memorable.

Pero el Madrid debe desconfiar de un equipo que de la mano de Klopp demostró que casi nada es capaz de erosionar su ambición. Además, el equipo blanco sufre ante rivales que saben armar buenos contraataques, y el Borussia Dortmund tiene uno de los mejores de Europa. Por esas y otras razones es el vigente subcampeón de la competición. "El equilibrio es un componente muy importante porque la contra del Dortmund es muy peligrosa. Vamos a intentar jugar ofensivos porque necesitamos un buen resultado, pero debemos vigilar las contras", explicó Ancelotti.

El Madrid contará con la ausencia de última hora de Marcelo, con una lesión muscular, por lo que Coentrao será su sustituto. Por lo demás, no se espera ninguna sorpresa en el equipo blanco, que contará con el reencuentro de Cristiano Ronaldo con la hinchada tras lo ocurrido el sábado.

Entonces, el portugués fue silbado en un par de momentos por una afición que está muy nerviosa y que ni siquiera es capaz de perdonar a la gran estrella y al máximo goleador de esta edición de la Liga de Campeones con 13 tantos. Está sólo a uno de igualar el récord de goles en una campaña del torneo.

El conjunto blanco espera que el Santiago Bernabéu recupere el brillo de las viejas noches continentales. El Madrid no pierde un partido de Champions en casa desde el 27 de abril de 2011: cayó por 0-2 ante el Barcelona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios