fútbol

El adiós de Cristiano, más real

  • Desde Italia llegan informaciones contradictorias, como que la Juventus ofrecerá 350 millones de euros o que el Madrid se remite a su cláusula

Lo que hace unas semanas parecía una simple especulación, ahora comienza a ser real: cada vez son más los indicios que sitúan a Cristiano Ronaldo lejos del Real Madrid.

El comienzo de la historia se remonta al pasado 26 de mayo, apenas tres minutos después de que el Madrid conquistara su tercera Liga de Campeones consecutiva tras vencer en la final al Liverpool. Fue entonces, sobre el césped y contra todo pronóstico, cuando el portugués abrió las puertas del compartimento donde tenía guardada la bomba. "Fue bonito jugar en el Real Madrid", soltó.

El vestuario blanco, y particularmente el capitán Sergio Ramos, le hicieron ver la inconveniencia de tales palabras, que opacaron las celebraciones del título. Pero Cristiano sólo cambió la forma, no el fondo: "Quizá equivoqué el momento". Nada más, ni pidió disculpas ni se retractó.

Lo que siguió después fue una sucesión de portadas en la prensa portuguesa: "Se va". Parecido a lo que ocurrió hace un año, cuando también hubo una amenaza de fuga, luego resuelta con una sustancial mejora de su contrato.

Cristiano permaneció recluido durante todo el Mundial de Rusia y sólo hizo las declaraciones obligatorias por ser elegido mejor jugador en dos de los cuatro partidos que disputó en el torneo. Todo preguntas amables, nada de cuestiones comprometedoras sobre su futuro en el Madrid. Nadie lo quiso poner en un aprieto ni tentar a la suerte de si el portugués mostraba una cara menos afable.

Tras quedar eliminada de Rusia, Portugal se marchó en silencio. Igual que Cristiano, que desfiló por la zona mixta con una sonrisa altiva como mueca final de su escasamente memorable paso por la Copa del Mundo.

Fue casi inmediatamente cuando La Gazzetta dello Sport lanzó el nombre de la Juventus: "Va en serio", tituló. Era la pieza que faltaba del puzzle, saber qué equipo sería el más firme candidato a comprar al futbolista.

A partir de aquí llegan los momentos más confusos, pues mientras La Sexta afirmaba el martes que el Madrid ya había llegado a un acuerdo de traspaso al club italiano por unos 100 millones de euros, ayer aparecen informaciones contradictorias que hablaban de 350 millones de euros, o incluso de que el club blanco se remite a la cláusula de rescisión de 1.000 millones de euros.

Pero lo concluyente es que el Madrid no desmintió las informaciones sobre un hipotético traspaso del portugués a la Juventus. En cambio, sí emitió un comunicado en la noche del lunes para asegurar que no había hecho ninguna oferta para contratar a Neymar, según había afirmado horas antes Televisión Española.

Mientras, el diario Marca dio ayer una nueva vuelta de tuerca al asegurar que Cristiano Ronaldo -o más bien su equipo de trabajo- lleva dos semanas buscando casa en Turín, y que el futbolista "tiene la cabeza fuera de Madrid", la que ha sido su casa durante las últimas diez temporadas y en la que batió todos los récords goleadores que cabría esperar.

El desarrollo de la historia se está completando y ahora sólo falta saber cuál es el desenlace. Y, si finalmente se concreta el traspaso, por qué cantidad. A partir de ahí, el mercado de fichajes podría entrar en convulsión.

Cristiano, de 33 años, fichó por el Madrid en 2009 y en ese momento fue el traspaso más caro de todos los tiempos (96 millones de euros). En el club blanco se convirtió en leyenda y ganó cuatro Champions, además de convertirse en el máximo goleador de su historia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios