fútbol Segunda División B

"Vuelvo a ser muy feliz"

  • Antonio Luque, lateral del San Fernando, señala que "lo que estoy viviendo en este año es muy bonito y me encuentro muy bien en La Isla"

Antonio Luque golpea el balón en una sesión preparatoria realizada en el Iberoamericano de Bahía Sur. Antonio Luque golpea el balón en una sesión preparatoria realizada en el Iberoamericano de Bahía Sur.

Antonio Luque golpea el balón en una sesión preparatoria realizada en el Iberoamericano de Bahía Sur. / J.A.

Tenía todo un futuro por delante. Se lo disputaban los mejores equipos de España y de Italia. Había sido internacional con la selección española sub'15, sub'16 y sub'17 e incluso llegó a entrenar al lado de los campeones del mundo en una histórica ocasión. Pero el fútbol da muchas vueltas; de pronto estás arriba y te bajan, de golpe, a lo más bajo; se llega a pensar en dejarlo todo, en abandonar, en retirarte con poco más de veinte años. Las malas decisiones y el entorno le jugaron malas pasadas, y este año ha vuelto a renacer.

Es Antonio Luque, sevillano de 22 años. El lateral izquierdo, avatares de la vida, ha vuelto a ser feliz en San Fernando y se ha convertido, casi sin hacer ruido, en un fijo de la alineación azulina. Eso le ha colmado de felicidad.

Cuando cuenta todo lo que ha padecido en el fútbol, a su corta edad, lo hace con la tristeza y el recuerdo de haber estado en la élite y de haber perdido la ilusión en poco tiempo. "Disfrutaba de lo lindo y en Lazio, al que llegué después de tener problemas con el tránsfer para irme al Inter de Milán, tras mi salida del Sevilla, hice una buena temporada, pero no me habían avisado de que con 20 años ya no te dejan jugar en el filial y te tienes que buscar la vida y entonces volví a España donde pensé en retirarme", narra.

Pero llegó la llamada de Víctor Salas, ex jugador del Sevilla, que cuenta con un centro de alto rendimiento y decidió jugar, el pasado año en el equipo de su pueblo, el Pilas, para no perder ritmo. Este año vino a prueba al San Fernando, donde se dio a conocer a Ñoño Méndez que finalmente se decantó por su incorporación.

Luque comenta que "era consciente de mi rol porque por delante estaba Amarito, que se deducía como titular, pero sabía que mi oportunidad llegaría".

Y ésta llegó en el partido ante La Hoya Lorca, en el que cuajó una gran actuación que le ha permitido no perder la plaza en el titular. "Estaba tremendamente nervioso, pero las cosas salieron bien y lo cierto es que he continuado jugando y me encuentro muy feliz, sobre todo porque el equipo está dando muchas alegrías y de eso te contagias", sentencia el lateral que añade que "me encuentro a las mil maravillas en La Isla donde, afortunadamente, vuelvo a sonreír".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios