fútbol división de honor andaluza

Un Viso enrachado hace daño en El Rosal

Al debutante David Toro se le vieron detalles pero anduvo impreciso. Al debutante David Toro se le vieron detalles pero anduvo impreciso.

Al debutante David Toro se le vieron detalles pero anduvo impreciso. / fito carreto

Cádiz B: Adrián, Manu Sánchez, David León, Sergio, Duarte, Javi Pérez, Dani Carballo (Ángel Torres, 85'), Weiss (Legupín, 76'), David Toro, Paco Olano (Pejiño, 85') y Manu Vallejo. Viso: Ramón, Chico, Salvi, Ángel, Cruz (Javi, 68'), Álex (Martín, 76'), Selu (Paco, 81'), Salvat (Pablo, 95'), Quesada, Juanma y Lichi. Goles:1-0 (3') Manu Vallejo, de penalti. 1-1 (54') Álex. Árbitro: Peralta Godoy (malagueño). Amonestó a los locales Manu Sánchez, Legupín y Pejiño, además de a los visitantes Ángel, Javi, Juanma y Lichi. Incidencias: Partido jugado en el campo Ramón Blanco de El Rosal con unos 200 espectadores en la grada, un buen número de ellos seguidores del Viso.

Que un líder sume tan solo un punto en su feudo suele tener un marcado carácter negativo y no cabe duda de que lo ocurrido ayer al Cádiz B se debe considerar un tropiezo, sobre todo teniendo en cuenta que el choque se le puso muy de cara nada más arrancar al convertir Manu Vallejo un penalti que él mismo había provocado al mostrarse más pícaro que Juanma, el rival que metió la pierna a destiempo y le derribó. En cualquier caso, no hay que echar en saco roto la excepcional racha por que atraviesa el Viso, que llegaba a El Rosal con media docena de triunfos en sus siete compromisos anteriores.

El espectáculo se ausentó de las instalaciones puertorrealeñas, donde, entre el molesto viento y la falta de clarividencia, el juego poseyó una fealdad nada atractiva. Los visitantes, muy correosos, apenas dejaban pensar a los anfitriones y así fueron pasando los minutos de la primera mitad con mucha más pena que gloria, sin que los porteros tuvieran trabajo. Para colmo, abundaron las entradas en las que se entendió mal el sentido de la palabra virilidad, confundido con el de brusquedad.

Si la renta cadista no peligró antes del intermedio, luego cambió el panorama porque por fin los pupilos de Eusebio Navarro dieron muestras de ambición mientras los de Mere empeoraban su rendimiento. Esto originó el empate y pudo ser peor porque Chico conectó un cabezazo cómodo pero lo dirigió a las manos de Adrián.

Los rojillos empezaron a acusar el desgaste físico y eso dio pie a que el Cádiz B apretara en busca del triunfo, aunque con más garra que seso. Manu Vallejo y Manu Sánchez, este ya en el minuto 93 con un remate más difícil de mandarlo fuera que meterlo en la red, lo tuvieron en sus botas pero la pura realidad es que por el equilibrio existente hay que considerar justas las tablas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios