fútbol tercera división

Varapalo en el Pérez Ureba

  • El Conil, pésimo en la segunda parte, se hunde en la cola de la tabla tras caer contra un Espeleño que deja atónitos a los presentes en el 89'

Cuenca, autor del segundo tanto de los jandeños, intenta marcharse de un rival con el balón. Cuenca, autor del segundo tanto de los jandeños, intenta marcharse de un rival con el balón.

Cuenca, autor del segundo tanto de los jandeños, intenta marcharse de un rival con el balón. / aragón pina

Pintan bastos para el Conil. El equipo de la localidad jandeña se hunde sin remisión en la tabla tras cosechar su tercera derrota en otras tantas jornadas ante el conjunto que le precedía en la tabla, un Atlético Espeleño que se impuso al final más por los regalos del rival que por sus propios méritos.

En el peor partido que se recuerda en mucho tiempo en el Municipal Pérez Ureba, con el triste añadido de que no pisó el césped ni un jugador conileño de nacimiento, los amarillos, que hasta ahora habían perdido ante dos candidatos a todo como Betis Deportivo y Ceuta, tampoco pudieron con un adversario que sobre el papel sí es de su Liga, la de la lucha por la permanencia.

Pese a un arranque en el que ni de lejos se veía a los cordobeses con potencial para vencer, muy pronto Lucena, desde fuera del área después de recorrer toda la banda izquierda, remató para hacer el 0-1 al escapársele el balón a Gallego, que en la acción posterior al gol sí acertó ante Pablo.

Casi de inmediato, un saque de esquina de Dani Márquez permitió a Rubén Díaz poner las cosas en su sitio al aprovechar un rechace para establecer el empate. El Conil apretaba en busca del segundo. Heredia lo intentó en una internada pero fue Carlos Cuenca, en el 37', el que anotó el 2-1 con un disparo raso.

La tortilla había dado la vuelta pero tras el descanso sucedió lo inexplicable. El once de Zafra se replegó para salir a la contra y el Espeleño abrió líneas, creando más peligro por la izquierda.

Así, en dos salidas rápidas, Dani Márquez y Cuenca, en una pared con Álex Expósito, acariciaron el tercero, pero el cuero rozó la madera. En cambio, el visitante Juanito sí dio en la diana con un zambombazo para el 2-2.

Quedaba tiempo por delante. Gallego se exhibió ante Pablo en el 67' y Álex Expósito cruzó en exceso en el 70'. Sin embargo, el toma y daca se tradujo en el 89' en el jarro de agua fría que supuso el tiro de Ortiz desde lejos: 2-3.

La descoordinación, los espacios sin cubrir, la ausencia de Jose Narváez y la ausencia de reacción en el banquillo pasaron factura. Al técnico le aguarda un duro trabajo. Y lo peor es que ahora toca visitar al histórico Xerez CD.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios