Deportes

Última estación a Varsovia

  • El Sevilla recibe en la ida de las semifinales a la Fiorentina con el objetivo de retomar su fortaleza casera para lograr un buen resultado Ninguno acepta el rol de favorito en el duelo

El Sevilla y la Fiorentina dirimen en la ida de la semifinal de la Liga Europa su primera cita en la carrera por estar en la final de Varsovia, un sueño que ambos comparten: los españoles, vigentes campeones, para luchar por reeditar el título y obtener el deseado billete para la Champions; y los italianos para revivir viejas hazañas.

Es un duelo inédito en el que ninguno asume el cartel de favorito. Con trayectorias impecables en la competición continental, los españoles llevan ocho triunfos seguidos en casa en su competición talismán, eliminando a rivales de la talla del Borussia Mönchengladbach, Villarreal y Zenit, pero los italianos, invictos en sus últimos 12 partidos europeos fuera, no se quedan atrás y superaron al Tottenham, Roma y Dinamo de Kiev.

Con todo, los de Unai Emery confían en imponer su fortaleza como locales -hasta el 2-3 del pasado sábado ante el Real Madrid llevaban 34 encuentros sin perder- para llegar con una buena renta a Florencia. Además, los antecedentes en semifinales europeas le favorecen, ya que el conjunto nervionense ganó las tres que disputó y luego alcanzó la gloria de ser campeón, y ahora tiene puesta la misma ilusión en la defensa del título, aunque sin pecar en el exceso de confianza.

Ambos contendientes son quintos en sus ligas y el Sevilla aún pelea por ser cuarto. El equipo andaluz tiene claro que es una eliminatoria a 180 minutos, muy dura, ante una Fiorentina peligrosa, que mueve el balón, que no es el típico equipo italiano y que cuenta con muchos futbolistas con pasado en Liga española como el ex bético Joaquín, Gonzalo Rodríguez, Borja Valero, Rossi y Matías Fernández (Villarreal), o el joven Marcos Alonso, hijo del que fuese entrenador sevillista del mismo nombre.

Con las bajas por lesión del central argentino Nico Pareja y la duda del meta portugués Beto, que recayó de su dolencia en un hombro, Emery podría repetir el once que perdió contra el Madrid, con el único cambio de Coke por el luso Diogo en el lateral derecho. Krychowiak, que el pasado sábado se rompió los huesos propios de la nariz, jugará con una máscara protectora, muy posiblemente junto a Mbia.

Mientras, la Fiorentina llega a la capital hispalense tras retomar la senda de las victorias en el Calcio, en una exigente e ilusionante cita en la que tendrán gran protagonismo los españoles del club viola. El conjunto toscano, asentado en la quinta plaza de la Serie A, ha padecido una crisis de resultados las últimas jornadas que lo llevó a encarrilar cuatro derrotas. Cortó esa mala racha el pasado domingo al golear por 3-1 al Cesena. Este cambio aportó serenidad a una Fiorentina que quiere entrar en la historia y alzarse con un trofeo inexistente aún en su palmarés: la Liga Europa.

Para ello, el técnico Vincenzo Montella podría optar por un esquema defensivo con una elevada presencia de jugadores españoles, familiarizados con el juego del Sevilla y una delantera con el alemán Mario Gómez en punta, escoltado en las bandas por el egipcio Salah, una de las revelaciones, en la izquierda; y el español Joaquín, en la derecha, un jugador que sabe bien lo que es jugar en Nervión. En la defensa parecen fijos el argentino Gonzalo Rodríguez y el montenegrino Savic, con el serbio Tomovic en la derecha y el joven Marcos Alonso en la izquierda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios