fútbol Segunda División B

"Trabajamos en grupo"

  • La nueva presidenta del San Fernando, Mari Ángeles Carrillo, se analiza

Mari Ángeles Carrillo posa con su carné de socia en la puerta del club.

Mari Ángeles Carrillo posa con su carné de socia en la puerta del club. / román ríos

Posiblemente no sea consciente de que ya ha hecho historia en el fútbol de La Isla. Posiblemente aún no sea consciente de que el cargo que ocupa le va a dar quebraderos de cabeza que no espera. Posiblemente su designación como presidenta del San Fernando haya sido la sorpresa más grande de los últimos meses en el club azulino, porque no entraba en ninguna de las quinielas y su nombre no era esperado por nadie como máxima mandataria de la entidad isleña.

Es María de los Ángeles Carrillo Aparicio, la primera presidenta del San Fernando en su historia, el estandarte del grupo de trabajo que intenta sacar a flote una nave azulina que hace aguas, aunque ella misma reconoce que "esto es de todos los que nos hemos presentado y todas y cada una de las decisiones se tomarán al unísono".

Cuando Mari Ángeles nos recibe, lo hace de manera cordial y amable, como siempre ha sido ella. Está nerviosa porque son muchas las cosas nuevas que vive, los momentos, las reuniones y citas, la atención a los medios de comunicación y el día a día que implica ser presidenta del San Fernando. En tono cordial nos pregunta "¿no me lo pondrás muy difícil?", como pidiendo ayuda en sus primeras declaraciones.

Pero la sorpresa es cuando comienza ha hablar y sin dejar ni de caer la pregunta de ¿qué hace una chica como tú en un sitio como este? ya argumenta que "esto no es el equipo de Mari Ángeles, de fulanito o menganito, esto es un grupo de trabajo, donde todos decidimos, donde todos tomamos decisiones, donde nada se hace porque lo diga una sola persona y yo, solamente, soy la figura de presidenta, posiblemente porque de todo este grupo que conformamos el club fui la que no se opuso a ello. Y aquí estoy, con toda la ilusión del mundo y, por supuesto, muy bien arropada", comentaba de manera acelerada.

La nueva presidenta hasta el momento solamente ha recibido "palabras de ánimo, bienvenidas y muchas ilusiones. Lo cierto es que lo que estamos viviendo es para contarlo, porque recibimos muestras de solidaridad continuamente y porque estamos viendo que La Isla quiere al San Fernando y que son muchos los que tienen ganas de que esto siga para delante".

Lo que aún se desconoce es si sabe dónde se ha metido, aunque reacciona rápidamente y afirma que "somos conscientes de las dificultades que hay, de los problemas a los que nos tenemos que enfrentar, de lo complicada que es la temporada, lo que hay detrás, lo que ha de llegar y de lo que tenemos, pero no nos queda otra que trabajar y trabajar. Está claro que necesitamos la ayuda y el apoyo de todos, empezando por el Ayuntamiento, lógicamente, pero por trabajo, esfuerzo, ganas e ilusión no va a quedar, eso que lo tengan claro todos los aficionados".

Hay un nombre unido a la junta directiva, Monchi. "Él nos ha lanzado la mano y nos ayudará en todo lo que pueda, en enseñarnos a ir por aquí o por allí. Lógicamente su trabajo está fuera de España, pero poder contar con su figura ha sido una de las claves para presentarnos a coger las riendas del club, pero que la gente no se crea que si Monchi nos apoya el San Fernando está fuera de la UVI, porque el equipo está en una delicada situación y hace falta la ayuda de todos", explica.

Siempre habla en plural: "Es que yo solamente seré la interlocutora de toda la junta directiva, que es la que trabaja con constancia y la que lleva esto para delante. Solo soy, repito, una figura representativa de un grupo de trabajo".

Lo que sí tienen claro es que "hay que hacer borrón y cuenta nueva por el bien del San Fernando. Hay que salvar la temporada como sea y a partir de ahí ver lo que pueda pasar. Creo que tenemos mucho trabajo todos por delante y que la situación es muy complicada porque hace falta mucho dinero para terminar la campaña, por lo que sigo reclamando y pidiendo el apoyo de todos los estamentos posibles ".

Termina nuestra conversación. Ángeles, por minutos que pasaban, se tranquilizaba y, en ocasiones, se mostraba hasta cómoda. Le queda camino por recorrer pero, de momento, el primer paso ya está dado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios