No Sin Música 2023 en Cádiz Así queda el cartel del festival con las últimas confirmaciones

Turquía-españa · la previa

Test infernal a la campeona

  • El pequeño y agobiante Ali Sami Yen, escenario elegido pese a tener la mitad de capacidad que el Olímpico Atatürk· Del Bosque sería el seleccionador español con mejor estreno de lograr su novena victoria consecutiva

El menudo Ali Semi Yen será un auténtico infierno para agotar las posibilidades de Turquía de clasificarse para el Mundial 2010 y se convertirá en el examen más duro de una España que deja récords en su inmaculado camino. Turquía lleva días calentando el partido, desde la derrota en el Bernabéu, cuando sintió tener en sus manos a la campeona de Europa, tras conseguir frenar sus puntos fuertes, pero una acción a balón parado tiró por tierra todo su trabajo.

El patriotismo de los jugadores, la máxima entrega y lucha que caracteriza a Turquía, se multiplicará en un escenario como el Ali Semi Yen, un estadio que no ha sido elegido al azar, en el que está asegurado el lleno y un ambiente infernal. Más presión que en otro estadio, el Olímpico Atatürk, donde entran más del doble (unos 70.000 espectadores), pero con una pista de atletismo que lo enfría.

Es el rival más fuerte del Grupo 5 para España y se lo juega todo a una carta. Por eso, para Turquía ya no existe la desmoralización ni las molestias físicas. Su único pensamiento es ganar a España a toda costa, porque cualquier resultado que no le de los tres puntos complicará su clasificación.

"No hay equipos invencibles" asegura Nihat. "Fuimos capaces de poner contra las cuerdas a un equipo como España en su propio campo. En nuestra casa, con el ambiente que habrá, nos olvidaremos de todas las preocupaciones", añade.

Tienen cosas que cambiar. Su técnico, Fatih Terim, ha pedido un juego "más paciente" y ha anunciado "un equipo diferente". Introducirá cambios en la ofensiva alineación del partido del Bernabéu, en la que apostó por cuatro delanteros en el once inicial, aunque dos de ellos actuasen de centrocampistas ofensivos.

De las palabras de Terim, que ocultará la alineación hasta el último minuto, se interpreta que sacrificará a uno de sus delanteros, probablemente Senturk, para que salga fresco en la segunda parte.

Aunque enfrente estará un Vicente del Bosque que conoce a la perfección todo lo que le espera por su experiencia en el Besiktas. Ha avisado a sus jugadores y la concentración será clave para sobreponerse a un ambiente especial.

Maneja ciertos códigos que le hacen pensar en cambios en su equipo titular. No sólo porque la imagen ofrecida en el Bernabéu se alejó de la brillantez habitual, sino pensando en un futuro cercano y el enfado de los clubes por jugadores que llegaron tocados. Villa es la principal preocupación. Recién recuperado de su lesión de rodilla fue titular en el Bernabéu, donde se cortó su racha de seis encuentros consecutivos marcando. Jugar de inicio cuatro días después, piensa el seleccionador, sería demasiada exigencia. La novedad sería la entrada de un centrocampista más. El mayor defecto el sábado fue el continuo toque en corto, caer en la trampa de la presión turca a los jugadores creativos. Jugar con extremos es la solución y Silva más Riera se perfilan como novedades, junto a Marchena en lugar de Albiol.

Nadie mira los récords que deja por el camino España, pero Del Bosque se convertiría, en caso de sumar su novena victoria consecutiva, en el mejor estreno de un seleccionador en la historia. La roja no pierde desde el 15 de noviembre de 2006 y, de mantener su línea, pondrá pie y medio en Suráfrica en la fase de clasificación con menos sufrimiento que se recuerda.

España llega con las bajas de Puyol, Iniesta y Cesc, pero Del Bosque ha conseguido que nuevas piezas como Piqué o Mata mantengan el nivel. Se cuentan los partidos por victorias y la euforia no se rebaja por el mal partido del Bernabéu.

El morbo lo pondrá la presencia de Luis Aragonés. El seleccionador que creó el bloque del éxito y condujo a España a la conquista de la Eurocopa está invitado por la Federación al palco. En las horas previas ha intercambiado elogios con Del Bosque, pero las sensaciones que le recorrerán el cuerpo viendo a un grupo que nació con él al mando y dio el salto de calidad serán únicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios