cádiz c.f.

Suárez lidera el inicio de un nuevo ciclo en el Cádiz

  • El asturiano es nombrado director deportivo y se sitúa al frente de un proyecto que mira hacia la cantera · Firma por cuatro temporadas que estarán condicionadas por los objetivos

Ayer, justo cuando se cumplían 13 días del descenso del Cádiz a Segunda División B, el club que ahora dirige Javier Moyano presentó al nuevo director deportivo. Casi dos semanas para decantarse por Roberto Suárez, una persona conocida, que estaba a la espera y que de antemano se sabía que reúne el perfil de lo que se persigue para encarar de manera oficial la nueva etapa que comienza en el Cádiz. Lástima que se hayan tirado a la basura unos días muy necesarios para ir avanzando en la planificación.

Suárez le ha ganado la carrera a Miguel Ángel Rondán y Ramón Vázquez, los otros dos grandes aspirantes a la dirección deportiva. El asturiano representa una etapa muy fructífera en la entidad, en la que como jugador del primer equipo vivió dos ascensos y la estabilidad de un vestuario comprometido y que, sobre todo en su primera temporada, rebosaba cadismo y gaditanismo por todos los rincones. Firma por cuatro temporadas haciendo valer la intención de empezar un proyecto a medio-largo plazo. No obstante, las temporadas estarán condicionadas por los objetivos.

Suárez asume el control de una parcela que ha quedado muy tocada por culpa de la nefasta gestión de Julio Peguero. Un sinfín de problemas que, desde ayer, ya están en la mesa del nuevo director deportivo. Suárez no tiene una varita mágica ni se ha dedicado a hacer milagros durante los dos últimos años, pero al menos representa la nueva imagen de un Cádiz modesto que mira a la cantera como referente en la nueva etapa. Sabe hablar y expone con claridad y sinceridad la que será su hoja de ruta. Un director deportivo a la altura de este club.

Suárez compareció pocos minutos después de la una de la tarde en la sala de prensa del estadio Ramón de Carranza. Lo hizo en compañía de Javier Moyano, quien para lo bueno y para lo malo será a partir de ahora el referente del club. Precisamente el vicepresidente ejecutivo dio la bienvenida a Suárez, del que dijo que "es una persona de la casa, conoce el club y valoramos toda la información que maneja desde hace tiempo". "Es la persona oportuna para dirigir este proyecto". No ocultó que antes de decantarse por el asturiano "se barajaron varios nombres, pero eso no quiere decir que no fuera la primera opción".

El gran protagonista de la cita trató de controlar sus sentimientos con la misma elegancia y temple que exhibió como futbolista profesional: "Esto es muy ilusionante para mí. Llevo varios años trabajando en la sombra a la espera de esta oportunidad. Es un reto muy bonito y la oportunidad de volver a los años en los que logramos llevar al Cádiz hacia arriba. Entre todos debemos apoyar para salir adelante".

El relevo de Peguero mostró de manera superficial la idea en la que se basa el nuevo proyecto. "Tengo las ideas claras. Se irán tomando decisiones, algunas gustarán y otras no, pero se hará por el bien del club", explicó antes de ofrecer su versión sobre el perfil de entrenador que se está buscando: "Necesitamos un técnico que maneje el trabajo con gente joven, que conozca la categoría y que sepa llevar situaciones de máximo riesgo y aguante la presión del club".

Defiende la mezcla de canteranos y profesionales mirando al objetivo de volver a Segunda A, lo que argumenta de la siguiente manera: "En mi época se demostró que es compatible, aunque hay que hilar muy fino. Necesitamos gente de Cádiz que vaya creciendo en el vestuario y que haya paciencia en la gente. Hay mucho trabajo por hacer". La elección del entrenador puede ser inminente, sobre todo si se toma como referencia las palabras que ayer pronunció Suárez: "La decisión debe tomarse en las próximas horas. Necesitamos a un entrenador que quiera y que sepa lo que hay detrás. A partir de ahí, tenemos que ir compaginando y manejando la plantilla porque cada caso es diferente. La intención es que exista una buena columna vertebral e ir sentando unas bases".

Como el gran referente para el futuro pasa por las secciones inferiores, Suárez matizó que en efecto "hay un trabajo de cantera -en aumento en las últimas temporadas- y debemos ver si puede darse el paso", aclarando que "ahora mismo no podemos saber cuántos profesionales y canteranos estarán en la plantilla". "Tendremos una base y el resto serán chicos que van a ir creciendo en el primer equipo".

En el grupo de trabajo de Suárez, lo primordial será que "la gente esté ilusionada para sacar esto adelante", poniéndose él mismo como ejemplo en cuanto a la pugna con los otros candidatos al cargo de director deportivo: "La ilusión que tengo no me hace pensar si soy fruto de otros descartes o no".

Uno de los aspectos que corre en contra de Suárez es lo apretada que tendrá la agenda para formar un equipo en apenas dos semanas, que es cuando arrancará la pretemporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios