Deportes

Sigue la cuesta abajo

  • El Cádiz B, que ha sumado sólo dos de los últimos 12 puntos, pierde frente al Xerez y su liderato ya peligra

El Xerez ahonda en la crisis de resultados del Cádiz B, un líder que cosechó en La Juventud su cuarta jornada consecutiva sin ganar y que ya siente en el cogote el aliento del Recreativo B, que en un visto y no visto ha enjugado la desventaja de 12 puntos a tan sólo cuatro. El filial mantiene síntomas malos y muy preocupantes.

El equipo de Vicente Vargas derrochó corazón y casta para doblegar al líder, se supo levantar cuando peor tenía las cosas y gracias a la estrategia le dio la vuelta al marcador. En efecto, los xerecistas hicieron sus tres goles en jugadas a balón parado. Juanma Marchante ejecutó al líder haciendo los goles que abrió y cerró la cuenta del Xerez e Isra, de córner directo y con la inestimable colaboración del portero, anotó al filo del descanso el empate a dos con el que ambos equipos se fueron a los vestuarios.

El encuentro se presumía igualado, como ya lo fue en El Rosal, con un choque de estilos sobre el césped de La Juventud. El filial no desaprovechó el regalo de Alberto. El centrocampista azulino dio un pase horizontal a Bonilla, que esperaba el balón más en largo, Álvaro Tenorio interceptó el cuero y habilitó a Román, quien no perdonó delante de Ángel. Casi en la siguiente acción empataba el Xerez. Isra sacó al corazón del área una falta desde la línea de tres-cuartos de la banda derecha y allí Juanma Marchante emergió para rematar de cabeza ajustadísimo al palo derecho de Guillermo Dellepiane.

Poco le duró la alegría al Xerez, ya que cuatro minutos más tarde (29') el colegiado señaló el punto fatídico por un agarrón de Isra. De nada sirvieron las protestas de los xerecistas. Zalea engañó a Ángel y celebró el 1-2 como Cristiano Ronaldo celebra sus goles. Ni que decir tiene que desde la grada le llovieron todo tipo de improperios.

El Xerez acusó el golpe pero el Cádiz B tampoco hizo demasiado para rematar al equipo de Vargas, que se metió de nuevo en el partido al filo del descanso gracias a un saque de esquina que lanzó Isra y que el portero se merendó. Isra corrió a celebrar el empate con los aficionados alojados en la grada antigua de La Juventud. La valla cedió y varios aficionados cayeron al suelo.

Los de Vargas salieron enchufados en la reanudación y se colocaron por delante en la primera acción que tuvieron, de nuevo en un saque de esquina. Tras un par de rechaces, el balón le cayó a Juanma Marchante, hábil para darse la vuelta y colocar el esférico junto al palo izquierdo de Guillermo Dellepiane. En medio de la empanada cadista, Albertito perdonó el cuarto. El atacante rompió el fuera de juego de la adelantada defensa visitante y cuando sólo tenía que encarar puerta y fusilar al portero se entretuvo dando tiempo a que Álvaro Tenorio le robara el balón.

A partir de ahí, el Cádiz B pasó a dominar el partido pero sin mordiente. Aunque el filial apretaba daba la sensación de que estaba más cerca el cuarto del Xerez que el empate del líder. Aún así, Manu Vallejo, recién entrado al campo, pudo igualar pero Ángel lo evitó lanzándose a sus pies tapando el remate. El Cádiz B tuvo el empate en el descuento, pero el remate de Kalou dio en el poste y el rechace fue a las manos de Ángel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios