cádiz c.f.

"Siempre me he sentido muy orgulloso del Trofeo Carranza"

  • Pedro Espinosa ofrece un pregón muy de la tierra y con toques de humor hacia todo lo que rodea al torneo gaditano · El periodista de 'Diario de Cádiz' asegura que "el trofeo es mucho más que fútbol"

Gaditano cien por cien. Así fue el pregón de Pedro Manuel Espinosa. El periodista de Diario de Cádiz brindó ayer una presentación repleta de casi todo lo que le gusta al gadita. Caló hondo en las cosas buenas de esta tierra, puso la chispa de humor con elegancia y una gracia sumamente sabrosa, y habló del Trofeo Carranza como algo muy nuestro, muy suyo y muy de Cádiz.

No cabía un alfiler en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, donde presidió la presentación la alcaldesa, Teófila Martínez, que estuvo acompañada por el presidente del Cádiz, Antonio Muñoz, y por el concejal de Deportes, Vicente Sánchez.

José Landi asumió la responsabilidad de ensalzar la figura de un gran periodista y, ante todo, un amigo desde la infancia. Empezó dando la enhorabuena a los que habían decidido que Pedro Espinosa se encargara de presentar el Trofeo de los trofeos y terminó lamentando que últimamente el Cádiz sea noticia por su presencia en comités y despachos de abogados en vez de por sus éxitos en un terreno de juego. Pero entre un aspecto y otro, el periodista de La Voz recordó con orgullo que iba a ceder la palabra a un primer premio del prestigioso Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas. De hecho, algunos compañeros que pisaron las tablas del Falla junto a Espinosa en la recordada y brillante comparsa de Martínez Ares estuvieron ayer en el Ayuntamiento. Landi repasó la trayectoria profesional del pregonero, que nunca deja impasible, y aseguró que para su compañero de profesión y amigo, "el Carranza es el Trofeo de su vida".

El protagonista del evento tomó la palabra ante la atenta mirada de su madre, su mujer y su pequeño, Pedrito, invitados de lujo para él en un día tan especial en el que tuvo en su mente la ausencia de otro gran cadista, su padre. El redactor de Diario de Cádiz bromeó al comparar la crisis económica con la de presentadores del torneo: "De Bertín Osborne a mí, pues sí que está la cosa chunga".

Tras definir el Trofeo como "la copa de mi vida", recordó cuando de niño se quedaba "embelesado" observando los trofeos en el escaparate de Vicente del Moral, mientras dejaba escapar la mente para verse en un futuro futbolero a pie de campo soñando con ganar la preciada copa. Era entonces impensable que "mi vocación, la de periodista, me regalaría años después la satisfacción de ser un día su pregonero".

Calificó como un defecto ser "mu gaditano, que me guste hasta el Levante, el olor a tabaco que me llega de la Zona Franca y los atascos de la avenida". Pero por encima de todo, Espinosa aseguró que el Carranza siempre le ha llegado muy hondo: "De lo que siempre he estado especialmente orgulloso es del Trofeo Carranza, que, además, es uno de los grandes embajadores que tiene nuestra ciudad", apostilló. En su afán por engrandecer un torneo más que asentado, se atrevió con una estrofa de Paco Alba, Vaporcito del Puerto, para cantarle a su Trofeo.

Al contrario que en otros muchos casos, el periodista gaditano resumió las numerosas figuras futbolísticas que han pisado cada agosto el estadio Carranza, dando sólo un nombre: Jorge Mágico González. Y ahí entró la parte más emotiva y entrañable de su pregón al recordar a su padre, el artífice de su cadismo, el que le llevó a su primer Trofeo, en 1982, y "al que abrazaba en fondo sur siendo un chiquillo de 11 años que ya se sentía todo un veterano cadista".

De la niñez a la madurez y a otros muchos Carranza, ya como profesional junto a amigos como Keko Ruiz "y mi amigo, casi mi hermano, Pepe Landi, el mismo que hoy está a mi lado", dijo en referencia a su presentador. Centró sus palabras en el equipo amarillo para manifestar que sin él "es inconcebible el Trofeo" y para recordar, alzando la voz, que "despierta pasiones incluso en sus momentos más difíciles".

No menos dijo del torneo admitiendo que "es mucho más que fútbol". "Es la gran fiesta del verano gaditano". También tuvo palabras para mostrar su faceta más crítica a hacer alusión a las promesas de Baldasano pintando un Cádiz grande, "mucho más que el Villarreal, que era poca cosa para él y sus sueños de grandeza con fecha de caducidad". Asimismo, habló de la grandeza del Sevilla "cuidando una cantera de la que han salido jugadores como Sergio Ramos, Reyes, Capel, Navas o el siempre recordado Antonio Puerta", el mejor espejo para un Cádiz que ha olvidado ese camino. Un Cádiz marcado por un penalti "en una temporada cruel" que acabó con el descenso.

Para acabar, alzó los brazos como gesto de unión con el cadismo diciendo que "llega el Trofeo, señores, el Trofeo Carranza, qué más quieren que les diga". La ovación fue de las que hacen época.

Las palabras posteriores de Teófila Martínez y Antonio Muñoz coincidieron al piropear a Espinosa, con la seguridad que tenía el presidente "de que lo iba a hacer muy bien". El dirigente cadista brindó "por un gran Trofeo".

La alcaldesa cerró el acto destinando sus minutos al presentador: "Nadie mejor que él, tan gaditano, para hacerlo", añadiendo que "es de esas personas a las que siempre le encuentro un gesto que refleja lo que se vive en ese momento". El de ayer en el Ayuntamiento fue genial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios