remo mundiales de bulgaria

Sexta plaza para el remo andaluz

  • Los sevillanos Canalejo y Javier García, en el dos sin, y Rojas, en el doble scull, se quedan sin medalla

Rodrigo Conde y Patricio Rojas reman durante su final. Rodrigo Conde y Patricio Rojas reman durante su final.

Rodrigo Conde y Patricio Rojas reman durante su final. / m.g.

Los Mundiales absolutos de remo celebrados en Plovdiv (Bulgaria) finalizaron para la delegación andaluza con doble presencia en la lucha por las medallas, en ambos casos saldadas con el sexto puesto.

Y es que los dos botes del equipo español con remeros sevillanos no pudieron poner el broche que deseaban a su gran campeonato. Tras la histórica medalla de bronce lograda en la apertura de la jornada por el dos sin de las catalanas Ana Boada y Aina Cid -primera de España en un Mundial absoluto en una modalidad olímpica femenina 12 años después-, llegó el turno del dos sin masculino.

Los sevillanos Javier García y Jaime Canalejo (Club Náutico Sevilla), debutantes en la prueba esta temporada, llegaban avalados por el cuarto y quinto puesto logrados en la Copa del Mundo este año. Y aunque en el inicio de la final se situaron en cabeza, al paso por los primeros 500 metros ya ocupaban la quinta plaza, pasando a la sexta poco después, para concluir su más que esperanzador estreno mundialista en dicha plaza.

Con un tiempo de 6.25,120, los hispalenses se quedaron a más de siete segundos de un podio liderado por Croacia, vencedora con 6.14,960 para mejorar la plata del año pasado. Subcampeona se proclamó Rumanía, la otra gran aspirante, con un registro de 6.16,900, por los 6.17,510 de Francia, cuarta de 2017. La cuarta y quinta plaza fueron para Canadá (6.21,280) y Nueva Zelanda (6.21,540), respectivamente.

En doble scull ligero masculino, el sevillano Patricio Rojas (Real Círculo de Labradores) buscó minutos después junto al gallego Rodrigo Conde un nuevo metal para España. Y hasta tres cuartos de regata ambos acariciaron el podio al situarse en la cuarta posición al paso por los 500 y 1.000 metros de la final A.

El desgaste acumulado durante la semana y el mayor ritmo de palada de sus rivales llevaron finalmente al tándem español a la sexta plaza, todo un éxito al tratarse de otra modalidad olímpica.

Con un crono de 6.19,260, las medallas se quedaron a ocho segundos, repartiéndose entre Irlanda (6.06,810), Italia (6.08,310) -que repitió la plata del pasado año- y Bélgica (6.11,250). Cuarta y quinta fueron Nueva Zelanda (6.15,360) y Noruega (6.17,180), respectivamente.

La participación andaluza en esta cita, tras la séptima plaza lograda el viernes en cuatro scull ligero por los hispalenses Alejandro Vera y Pablo Perianes (Labradores), se completó con la final C de doble scull ligero femenino. En la misma, la sevillana Rocío Laó (Náutico) y la malagueña Natalia de Miguel (Labradores) ocuparon la cuarta posición para despedirse en el decimosexto puesto absoluto en Plovdiv.

Tras quedarse fuera de la lucha por las medallas en la repesca, lo que lo privó de pasar a las semifinales A/B, el binomio andaluz intentó cerrar la competición de la mejor forma posible. De hecho, salió con fuerza en busca de la victoria y lideró la regata durante su primera parte. Aunque en los 1.000 metros finales acusó el desgaste anterior y con un tiempo de 7.13,310 fue superado por Irlanda (7.05,770), Austria (7.08,290) y Alemania (7.09,120). Por detrás quedó Argelia (7.20,590).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios