Fútbol | división de honor andaluza

Sergio se gradúa con matrícula de honor en el Chiclana

  • El conileño marca el tanto que propicia la segunda victoria seguida de su equipo

Sergio, el gran protagonista, controla el balón contra el Torreblanca. Sergio, el gran protagonista, controla el balón contra el Torreblanca.

Sergio, el gran protagonista, controla el balón contra el Torreblanca. / Sonia Ramos

Segunda victoria consecutiva del Chiclana en una tarde de contrastes entre los ratos de sol y lluvia que se alternaron en el choque del Municipal ante el Torreblanca. Los blancos se impusieron por la mínima gracias al tanto de Sergio, que con su trabajo y el gol de la semana pasada se ganó la titularidad y volvió a dar la machada. La perla de Conil se graduó con honores en el Municipal con la maestría de su diana, que finalmente certificó el merecido triunfo de los de Lupi.

En la primera parte, el Chiclana jugó bien la pelota y mantuvo su estrategia de ataque posicional en campo contrario casi todo el tiempo, pero los sevillanos también se aplicaron en su planteamiento de contención. Nene tuvo la primera ocasión para abrir el marcador en el minuto 8, pero Jesús consiguió salvar su portería en la que sería la primera de las muchas intervenciones que realizó a lo largo del partido. El control y el dominio de los blancos pusieron en jaque al Torreblanca en un par de acercamientos más pero se llegó al descanso con las tablas iniciales.

Tras el paso por vestuarios ambos equipos necesitaban romper el juego trabado del primer tiempo, pues ambos debían sumar su segundo triunfo seguido para salir del descenso y poder empezar a plantearse otras posibilidades.

La pareja de centrales del Torreblanca eran dos columnas enormes prácticamente infranqueables y el resto del equipo andaba al quite, por lo que habría que tirar de maña y velocidad para aprovechar los escasos huecos.

La intermitente lluvia cesó y salió el sol. Y volvió a brillar la perla. Sergio se licenció tras rematar en el 60' una jugada combinada con un zambombazo desde la esquina derecha del área, que entró bombeado sorprendiendo a Jesús. Diez minutos después la tuvo Mochilo, tras cabecear un balón de córner servido por Crespo, pero el portero sevillano tuvo su mejor tarde y consiguió despejar.

El Chiclana tenía hambre y quería certificar el botín que tanto estaba mereciendo. Toledo se cruzó el campo en el 81', esquivando a varios rivales, y se la sirvió a Crespo para que anotara su merecida diana, pero el conileño peinó demasiado alto a puerta vacía. Con este triunfo, el Chiclana respira por fin.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios