FÚTBOL | SEGUNDA DIVISIÓN B

El San Fernando se lleva la primera victoria de la temporada

  • Los isleños ganan crédito en el campo del Sanluqueño con el primer triunfo

  • Biabiany adelanta a los azulinos, Amelibia incrementa la cuenta y Hugo sentencia

Formación inicial del San Fernando CD en El Palmar.

Formación inicial del San Fernando CD en El Palmar. / SAN FERNANDO CD

Llegó cuando más se necesitaba. A la tercera fue la vencida. Al tercer partido el San Fernando resucitó y, por fin, dio una alegría a los suyos. Han tenido que pasar tres jornadas, pero los isleños ya están ahí, ya han mostrado sus credenciales, ya han dado muestras de lo que se esperaba, un equipo contundente, con gol, con oficio y con los mimbres suficientes para creer en él. Han pasado tres jornadas pero por fin llegó lo deseado.

Y, por el contrario, con el triunfo, de alguna manera, el equipo azulino baja un poco de la nube a un Sanluqueño que había comenzado la temporada con muy buenos augurios, pero que se ha dado, de frente, con la realidad del fútbol. El derbi, en todo su contenido, fue vibrante, apasionante y muy divertido de cara al espectador, aunque los isleños dominaron, casi en su totalidad, el choque y supieron, casi perfectamente, marcar los tiempos de un encuentro que tuvo intensidad.

Pero no comenzaron bien las cosas para los de Stankovic que sufrieron a los seis minutos su primer contratiempo. El técnico tuvo que variar todo lo planificado durante la semana en ese periodo de tiempo, ya que una de sus bazas más importante en defensa, Javi Fernández sufrió una lesión que le obligó a dejar el encuentro. La solución, la entrada de Raúl Palma en el campo para mandar en la medular y para que Lolo González, que rindió a las mil maravillas, ocupase la posición de central.

Dominaban los de azul y blanco en los primeros instantes del derbi y no tardó mucho en llegar el primer gol de la temporada, ese que se enmarca en la historia. Lo hizo Biabiany que, si había cumplido de sobra en los anteriores partidos en el lateral derecho, de extremo se desenvolvió de una manera espectacular. Corría el minuto 13 cuando un disparo potente de Omar Perdomo no fue bien atajado por Ismael Gil y el cuero llegó a los pies del francés que colocó su nombre en la historia de una temporada que puede ser histórica. Se envalentonaron con el tanto, los isleños que dominaban la parcela ancha, que no dejaban a los sanluqueños moverse con libertad y que marcaban el devenir del encuentro y en el 24’ un centro chut de Omar Perdomo fue atajado por Ismael Gil.

Sin embargo, los de Romerito contaron con su gran oportunidad en el 28’ en un remate de David Cerveró que se estrelló en el travesaño. La primera parte expiraba con un centro de Hugo Rodríguez que remató Dopi de manera forzada y con las expectativas que pudiesen crearse en el segundo periodo. Tras la reanudación, los sanluqueños, con la obligación de igualar la contienda, salieron con muchos más brios, aunque su dominio no se traducía en mucho peligro en las inmediaciones de Perales salvo una jugada aislada, en el 55’ cuando el cancerbero isleño sacaba a Andreu Arasa un mano a mano. Continuaba el choque en la misma tónica hasta que los isleños parecieron certificar la victoria en el 63’, cuando Amelibia, que estuvo inconmensurable en el lateral derecho, remataba un centro bajo de Hugo Rodríguez.

Parecía finiquitado el partido, pero no era así. Los sanluqueños tenían todavía fuerzas para buscar meterse en el mismo, y lo pudieron hacer en el 70’ cuando Juanmi Carrión lanzó con fuerza abajo una falta lateral que tocó en Alex Cruz y, por segunda vez, el cuero se estrellaba en el travesaño. Instantes después llegó el tanto de Diego Cerveró, que supo aprovechar un servicio de Alex Guijo, tras un fallo de Omar Perdomo. El tanto sanluqueño cambiaba el panorama. Los locales creyeron entonces en la remontada y los isleños pasaron esos momentos habituales de incertidumbre cuando el contrario te achica en el marcador.

Entonces entró la parcela del oficio, de tantos hombres curtidos en batallas como los que tiene el cuadro de La Isla y el saber nadar y guardar la ropa, hasta el punto que, en el tiempo de descuento una contra del cuadro de La Isla recayó en los pies de un Hugo Rodríguez que se entonó de lo lindo para marcar el definitivo uno a tres de un zurdazo inapelable para Ismael Gil. No había tiempo para más, no había lugar a más dudas o equivocaciones. Sólo quedaba el cerrar con el pitido final un partido que se convirtió en la primera victoria del San Fernando esta temporada. Un triunfo que sirve para comenzar a soñar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios