Fútbol | Segunda División B

El San Fernando cierra el curso en casa sin fortuna (0-1)

  • El equipo isleño es superior al Jumilla pero la suerte le esquiva en los metros finales y se despide de sus aficionados con una más que injusta derrota

  • El conjunto murciano logra el único gol al comienzo del partido de penalti

Acción de ataque del equipo azulino este domingo en el Iberoamericano. Acción de ataque del equipo azulino este domingo en el Iberoamericano.

Acción de ataque del equipo azulino este domingo en el Iberoamericano.

Se le ha hecho eternamente largo el final de la temporada. El San Fernando ha podido acusar, en exceso, el trabajo realizado durante todo el curso y en el final de competición los hombres de José Pérez Herrera han pagado tanto esfuerzo con un final de Liga que no tiene, ni de lejos, que empañar la gran campaña que han realizado los de La Isla, lejos de cualquier complicación desde, prácticamente, inicios del mes de febrero.

Es bien cierto que a este cansancio, o desgaste emocional, hay que unirle la falta de fortuna que han padecido los de San Fernando en los partidos transcendentales para aumentar, de alguna manera, la historia que ya habían escrito. Pero el fútbol unas veces ta da y otras te quita y en una competición como la Liga regular hay momentos determinados que uno tiene que recibir un poco más.

Lo que ocurre es que el caramelo estaba en la mano. El San Fernando ha llegado a tocar con la punta de los dedos algo impensable a principios de temporada, y el no lograrlo puede dejar un poco de mal sabor de boca, pero si echamos la vista atrás y vemos, con tranquilidad, lo que ha realizado este equipo, solamente queda aplaudir.

Ante el Jumilla volvió a ser superior. Volvió a mandar en el partido. Volvió a merecer mucho más. Pero los murcianos, con muy poquito, arrancaron de La Isla los tres últimos puntos que quedaban por disputar ante el amargor de un conjunto que lo dio todo para sacar, al menos, un empate.

Con eso, el invitado de honor fue el fuerte viento de levante con el que se tuvo que desarrollar el encuentro. Los isleños, y lo han demostrado en varias ocasiones, no se aclimatan bien al viento, y si encima en la primera llegada del equipo contrario se te pita un penalti cuanto menos discutible, a instancias del auxiliar de banda, pues apaga y vámonos.

El infortunio se cebó más con el conjunto azulino cuando en el minuto 16 Bruno Herrero, quizás de los mayores baluartes del SanFernando en el centro del campo, tuvo que abandonar el terreno al sufrir un tirón en el gemelo. Eso llevó al cuadro local al desbarajuste.

Así, con el cero a uno llegaron la ansiedad, las prisas y un poco una desorganización que no beneficiaba en nada el juego del conjunto que dirige desde la banda José Pérez Herrera. Aparte de una jugada de Vera a la que respondió Iván Martínez, en el minuto 19, la primera mitad dio muy poco de sí hasta los instantes finales.

Fue en ese periodo cuando los isleños le cogieron un poco el pulso al partido e insistieron sobre el portal contrario. Así, en el 44’ Joselu gozó de una buena oportunidad y en el 45’ fue Vera el que la desaprovechó en un remate solo.

Quizás esas dos jugadas dejaron las espadas en todo lo alto para la segunda mitad. Quizás el sentir generalizado fue que en la segunda mitad llegaría el empate y la remontada. Quizás el cómo terminó el equipo la primera parte dio un halo importante de esperanza. Pero, por mucho que se esperara, no fue así.

En la segunda se mandó, se dominó, se mostró intensidad y se crearon ocasiones de gol. Pero la pelota no quería entrar y el paso de los minutos fue mermando las ilusiones de un equipo que ya ha vivido esta película en repetidas ocasiones esta temporada.

Pérez Herrera movió fichas y en el 51’ Carri lanzó una falta con claros síntomas de gol, pero apareció Iván Martínez para romper el embrujo. Y si en la primera ocasión lo rompió el cancerbero, en la segunda fue la mala suerte la que se cebó con Vera en un remate en el segundo palo al saque de una falta donde no estuvo el extremo afortunado. La tercera clara fue para Pablo, que se encontró el palo como respuesta, y la cuarta la tuvo en el 80’ Vera de nuevo, pero su disparo se fue alto.

Cuando expiraba el partido la tuvo Joselu, que fue claramente derribado en su remate de cabeza que salió por arriba del travesaño, aunque el Jumilla también contó con una en el descuento donde Rubén Gálvez le sacó un mano a mano a Diego Gregorí.

De esta forma se cerraba el telón del curso futbolístico en La Isla, que ya no disfrutará de su equipo hasta bien entrado el mes de agosto. Ahora habrá tiempo para el análisis, para saber qué deparará el futuro al conjunto azulino la campaña que viene.

De todas maneras, todavía queda una bala en la recámara, esa que se disparará dentro de siete días en Almería y que tendría que servir para que los de La Isla consiguiesen disputar el año que viene la Copa del Rey.A buen seguro que los isleños se lo han merecido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios