Fútbol | Primera Federación

El San Fernando, al asalto de Riazor

  • El equipo de Salva Ballesta se enfrenta al Deportivo en un partido histórico ante uno de los equipos más poderosos del grupo

Dani Molina, Biabiany y Rubén del Campo, en un entreno.

Dani Molina, Biabiany y Rubén del Campo, en un entreno. / SAN FERNANDO CD

Los isleños quieren marcar la historia. En un partido que, por primera vez se disputará en competición oficial, el San Fernando visita el mítico Riazor, escenario de grandes gestas de un gran 'Súper Dépor' que deslumbró a la España futbolísitica en los años 90 y que logró el mito de un subcampeonato de Liga y la consecución de un título nacional, la temporada 99/2000.

Pues ese Deportivo deambula desde hace algunos años entre la Segunda A y la extinta Segunda B y, hoy por hoy, es uno de los equipos más punteros de la recién creada Primera Federación donde, sin duda alguna, es un máximo aspirante a conseguir el salto al fútbol totalmente profesional en la tercera categoría nacional.

Será la primera vez que se midan Deportivo y San Fernando y, a priori, será un enorme espectáculo. Por los azulinos, la novedad más importante es la estancia de Salva Ballesta en el banquillo del cuadro de San Fernando. Una vez solventados los problemas burocráticos con Nacho Castro y una vez finiquitado el técnico asturiano, el nuevo entrenador del conjunto isleño podrá, por fin, sentarse junto a sus jugadores suplentes en el banquillo del emblemático estadio coruñés.

Eso en el aspecto positivo, porque en el negativo, los isleños tienen dos sensibles bajas para el choque. El lateral izquierdo Luis Ruiz y el media punta Juanmi Callejón, titular el pasado sábado por primera vez esta temporada, no han podido viajar con el equipo por diferentes molestias que lo han tenido apartado de sus compañeros durante el trabajo semanal. De la misma forma, el lateral derecho que ha ocupado la demarcación en el conjunto azulino desde que comenzase la temporada, Lanchi, ha viajado con molestias y será duda hasta el mismo día del partido. Su participación de inicio, parece complicada.

Cabe destacar que, en el haber, también está la recuperación del centrocampista Antonio Caballero que, después de estar en el dique seco las dos pasadas semanas, se ha recuperado de sus molestias y ha formado parte de la expedición azulina que partió en la madrugada del viernes al sábado para llegar a Santiago de Compostela a las once de la mañana y a Coruña al mediodía. El equipo azulino entrenó por la tarde y afrontará este domingo el duelo.

El cómo se consiguió el empate ante el San Sebastián de los Reyes el pasado sábado ha elevado, y mucho, los enteros de las ilusiones de un equipo que ha viajado con el claro objetivo de asaltar Riazor y conseguir doblegar a uno de los equipos más poderosos de la Primera Federación ante un público que llenará, una vez más el estadio blanquiazul.

Por su parte, el Deportivo de la Coruña que dirige Borja Jiménez y que el pasado año se quedó a un pasito de ascender a Segunda A perdiendo la eliminatoria final ante el Albacete en la prórroga y ante sus aficionados, tendrá la baja de Trilli e Isi Gómez, el primera de ellos por problemas musculares no podrá entrar en la convocatoria y el segundo acusa problemas en el aductor que lo han tenido toda la semana entre algodones y que impedirán que se pueda vestir de corto.

Igualmente tienen las dudas de Raúl Carnero, con problemas en los isquiotibiales y de su delantero centro Quiles, que sufrió un golpe el pasado miércoles ante el Talavera que lo mantiene en el apartado de dudas.

Todo está preparado para un partido histórico, donde los isleños de Salva Ballesta no quieren otra cosa que asaltar un fortín tan duro y complicado como lo es el mítico Riazor.

Salva Ballesta: "Buscaremos la intensidad necesaria para desarbolar a un gran rival"

El entrenador del equipo azulino, Salva Ballesta, ya podrá sentarse en el banquillo azulino tras superarse los problemas burocráticos que lo tuvieron en la grada el pasado sábado en su debut como entrenador ante el Sanse y señalaba en la previa del partido, antes de salir de viaje que “es partido bonito, al que todos quieren acudir y disputar porque es un gran escenario, un gran rival y eso hace grande al fútbol".

"Nosotros nos vamos a pegar una paliza en un viaje de tres días y no cabe la menor duda que viajamos a darlo todo y conseguir una victoria que dedicaremos a nuestros aficionados. Pensamos que una de las debilidades que tiene un equipo tan completo como es el Deportivo, es la línea defensiva y, por ello, intentaremos presionar muy arriba para encontrar el paso de los minutos que ponga nervioso a un equipo que está llamado a ganarlo todo y cuya presión, sin duda alguna, juega en su contra", sentenciaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios