Fútbol | Primera RFEF

El San Fernando se jugará la permanencia en Bahía Sur tras empatar con el Costa Brava (1-1)

  • Los isleños, que se pusieron por delante, despedirán la Liga recibiendo al Atlético Baleares y obligados a ganar

Biabiany encara a Forlín durante el partido de este sábado en Palamós.

Biabiany encara a Forlín durante el partido de este sábado en Palamós. / A.Q.

Se complica, y de qué manera, la vida. El San Fernando tendrá que afrontar lo que no quería, jugarse la temporada en la última jornada ante el Atlético Baleares en casa. Los isleños tuvieron la permanencia durante 25 minutos en su poder, pero al final siguen gestionando tremendamente mal el broche a la  temporada, el cierre de sus partidos, y como consecuencia tendrá que rascar al menos un punto en la última jornada de competición si no quiere verse incomprensiblemente en la Segunda RFEF, aunque seguirá mirando de reojo lo que hagan Cornellá, Sevilla Atlético y Balompédica Linense.

Y es que ante el descendido Costa Brava, los azulinos (de verde) la tuvieron, aunque, eso sí, no mostraron, una vez más, su mejor cara.  Por eso, la primera parte tuvo dominio alterno, por momentos era el Costa Brava el que mandaba en el choque y en otros momentos los isleños parecían despertar y tenían la pelota, pero lo cierto es que no hubo un dominador claro del choque.

Eso sí, la más clara la tuvieron los de Nacho Castro. Corría el minuto 10 de juego cuando una contra del equipo de La Isla terminó en los pies del siempre presente Biabiany. El francés controló, miró y lanzó un disparo con toda la intención del mundo que repelió el travesaño. Fue, sin duda alguna, la más clara de la primera mitad.

Pero los catalanes también contaron con las suyas, no tan claras como la del delantero isleño, pero sí con peligro. Así, en el 21’ el exazulino Varela obligó a emplearse a fondo a Perales en un tiro cruzado, y en el 24’ el Costa Brava tuvo la más clara de su parte en una chilena que ejecutó Forlín y que sacó Sergio Ayala de entre los palos. Eran los mejores minutos del equipo local. Marc Carbó, en el 26’, encontró la respuesta de la ocasión del Costa Brava en un disparo lejano que atajó Varo.

El primer acto se cerró coincidiendo con los mejores minutos, en cuanto a dominio territorial se refiere, de los isleños que triangularon en varias ocasiones, tuvieron el balón y se mostraron superiores.

En la segunda parte, el tanto de Biabiany puso por delante a los isleños que solamente tenían que controlar el partido para lograr el objetivo. Pero la expulsión de Saúl trastocó, y de qué forma, todos los planes del equipo de Nacho Castro. Los isleños comenzaron a ponerse nerviosos y aunque en el 69' Varo evitó, en un remate de cabeza de Sergio Ayala a la salida de un córner, el cero a dos, el tanto de Álvaro dejó helado a los visitantes, que pusieron toda la carne en el asador en lo que restaba de partido, ocho minutos, para desestabilizar la balanza.

Pudo llegar en un remate de Rafa Páez cuando el partido expiraba, pero estaba escrito que el equipo azulino sufriría hasta el último partido, ese que le mide al Atlético Baleares. Las diez jornadas consecutivas sin ganar han condenado al cuadro de San Fernando hasta la última jornada. Habrá que esperar que, esta vez sí, el equipo responda y logre, por fin, la ansiada permanencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios