Vela

SailGP Cádiz 2022 | España suma un podio ilusionante en la primera jornada

  • El F50 Victoria termina el sábado en sexta posición tras sumar 19 puntos

  • Australia y Francia lideran la clasificación con 24 puntos

  • Imágenes del ambiente en Cádiz

El F50 Victoria, la embarcación española pilotada por Jordi Xammar.

El F50 Victoria, la embarcación española pilotada por Jordi Xammar. / Jesús Marín

El F50 Victoria español consiguió sumar un podio en la segunda manga de la primera jornada de regatas de la Spain Sail Gran Prix. La conocida como la "Fórmula 1 del mar" no decepcionó en su regreso a Cádiz con un espectáculo que hizo las delicias del público que se congregó en todo el frente marítimo del paseo de Santa Bárbara, Carlos III y la Alameda. 

La igualdad fue la nota predominante en esta primera jornada. Tanta que hasta seis equipos llegan al domingo con una horquilla de cinco puntos, por lo que el abanico de aspirantes es amplio para llegar a la regata final. 

España, lastrada por dos malas salidas, mezcló dos buenas actuaciones con un cuarto y un tercero, con otra más irregular al acabar en séptima posición. En la general, que colideran Australia y Francia con 24 puntos -los dos equipos con una mayor regularidad-, España finalizó en sexto lugar con 19 puntos, a solo tres del tercer puesto que marca Gran Bretaña. 

Primera carrera

Las dificultades aparecieron antes del inicio de la primera de las regatas para el F50 Victoria, pilotado por el medallista olímpico Jordi Xammar, ya que un problema en el foque obligó al catamarán español a solicitar unos minutos a la organización para poder sustituirlo, lo que retrasó el arranque de la competición. 

Tras solventarse estas vicisitudes, a las 16.20 horas arrancó la primera de las regatas. Con un viento de poniente que llegó a alcanzar los 28 km/h y permitió a las embarcaciones superar los 60 km/h con facilidad, los malos augurios de los momentos previos se confirmaron en la salida, ya que España tuvo que remar a contracorriente al llegar unos segundos tarde, quedando totalmente rezagada.

Sin embargo, la flota española fue capaz de sobreponerse y aprovechar los errores de los rivales para ir remontando hasta alcanzar un cuarto puesto final que, aunque dejó una buena sensación, dejó un pequeño regusto agridulce ante la posibilidad de haber tocado el podio. 

El viento se puso a favor para el F50 Victoria gracias a las penalizaciones por salida adelantada que sufrieron Australia y Gran Bretaña, dos de las embarcaciones favoritas a llevarse el triunfo final al llegar a Cádiz como primera y tercera en la clasificación general, respectivamente.

Al comienzo, Suiza dio la sorpresa al colocarse en cabeza, pero en el camino a la primera boya ya se hicieron notar las flotas de Francia, Estados Unidos y Nueva Zelanda para realizar el primer giro en el trío de cabeza, llegando España en sexto lugar. 

En el segundo tramo, ya comenzaron a establecerse las diferencias que se mantendrían hasta el final, cayéndose de la pelea Canadá al quedar prácticamente varada. En cabeza, Nueva Zelanda y Francia ya tomaron distancia para pelear la victoria desde este momento, mientras que España y Estados Unidos llegaron a la puerta 2 certificando que iban a pelear por ocupar el tercer escalón en el podio. Por detrás, un nuevo error de Gran Bretaña en esta puerta acabó con sus opciones de remontada y con las de Australia, que tuvo que esquivar a los británicos para evitar un choque tras caer los dos patines al mar.

A partir de aquí, y con todo muy definido, Nueva Zelanda supo imponer su mayor pericia para ganarle a Francia, mientras que España, a pesar de disfrutar de una penalización de Estados Unidos antes de la puerta 3 por no respetar el derecho de paso español, cometió un error tras superar la puerta 4 al dar con los patines, aupándose los norteamericanos a un tercer puesto que ya no soltaron. Por detrás, sorprendieron el sexto de Australia y el octavo de Gran Bretaña. 

Segunda carrera

No hubo espacio para recomponerse tras la primera de las regatas. A pesar del escaso tiempo de descanso, este intervalo parece que sirvió para que las flotas de Australia y Gran Bretaña se olvidaran por completo de lo sucedido en el inicio de la competición y lamieran pronto sus heridas para evitar que Nueva Zelanda se hiciera con las riendas del Spain Sail Gran Prix. 

Esto se notó en las estrategias de los diferentes equipos. Los australianos, tras el grave pinchazo que tuvieron anteriormente, salieron mucho más agresivos en la segunda regata e impusieron su poderío con mano de hierro para llevarse la victoria. Y es que la manga que marcó el ecuador de la primera jornada fue totalmente opuesta en cuanto a la actuación de todos los actores, excepto en el lado de España, que volvió a sentirse cómoda en el campo de regatas gaditano. Tanto que consiguió mantener la regularidad para sumar un valioso tercer puesto. Por delante, Gran Bretaña también se recompuso al quedar en segunda posición, mientras que Nueva Zelanda, a pesar de la superioridad en el arranque del día, cayó al sexto puesto. 

Desde la salida quedó muy claro el dominio australiano, siendo capaz de tomar una distancia más que suficiente para poder navegar con el objetivo de no cometer errores. La experiencia de la primera regata también se notó en el resto de flotas, que supieron manejar mucho mejor el rebote de las olas contra la muralla de Santa Bárbara, siendo este el principal problema que encontraron en la navegación. 

En la primera boya, España llegó en tercer lugar tras Australia y Francia, con Gran Bretaña pisándole los talones. Fue a apenas 400 metros de la segunda puerta cuando todo quedó definido en la cabeza. Con el equipo australiano haciendo su regata en solitario, un cambio de rumbo de la embarcación británica le hizo saltar del cuarto al segundo puesto, siendo la principal perjudicada la embarcación francesa al caer al cuarto lugar, mientras que el F50 Victoria español supo agarrarse al podio para no perderlo. 

A partir de aquí, la segunda manga se rompió, habiendo muy poco espacio para las sorpresas y las remontadas. España navegó con el objetivo de asegurarse el tercer puesto definitivo, ya que Gran Bretaña se movió con la firmeza suficiente como para no hacer peligrar la plata, mientras que Francia consiguió apretar en el camino de la puerta 5 y el tramo final, aunque sin terminar de inquietar al equipo pilotado por Jordi Xammar. 

Tercera carrera

La tercera de las carreras tuvo un rumbo muy parecido a la regata anterior, aunque con la salvedad de la pérdida de la regularidad que el F50 Victoria había tenido en las dos mangas anteriores. Una mala salida del barco español hizo que se quedara en el octavo puesto desde el inicio y con apenas aspiraciones para realizar una remontada similar a la de la manga inicial. Ante las enormes distancias, solo pudo acabar en séptima posición tras superar a Dinamarca antes de la cuarta puerta. 

En la cabeza, Australia y Gran Bretaña volvieron a ser protagonistas, aunque se intercambiaron los papeles al ser los británicos los que dominaron con solvencia desde el segundo de los tramos de la regata, lo que le permitió conseguir su primer triunfo en el gran premio gaditano, relegando a los australianos al segundo lugar. El podio lo completó Francia.

Y es que fue en el segundo tramo de la regata cuando se definió todo tras una salida muy igualada que empezó a difuminarse en la primera boya. De nuevo, la sorpresa negativa la dio Nueva Zelanda, que tras la victoria de la primera manga, sumó otro decepcionante quinto puesto, lo que deja todo en el aire para la segunda y última jornada.

Hasta seis equipos -Australia, Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos, Nueva Zelanda y España- cuentan con opciones reales para meterse en la Gran Final. La extrema igualdad de la primera jornada le dará emoción a las tres regatas previas del domingo, en las que se disputarán los tres puestos de la última ronda. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios