fútbol liga santander

Rotaciones ante un vitaminado Espanyol

  • Lopetegui baraja dar descanso esta noche a Marcelo y Kroos ante los siete partidos en 21 días del calendario

Los madridistas Benzema y Bale, ayer en Valdebebas. Los madridistas Benzema y Bale, ayer en Valdebebas.

Los madridistas Benzema y Bale, ayer en Valdebebas. / fernando alvarado / efe

El Real Madrid recibe con rotaciones y sintiendo la ilusión de su afición por la gran imagen dejada ante la Roma en el debut en Liga de Campeones, a un Espanyol instalado en su mejor versión en un buen inicio de curso, que desafía a sus malos números tras 22 años sin ganar en el Bernabéu.

El estreno en Liga de Campeones dejó tan buenas sensaciones que con rapidez se olvidó por el madridismo el primer traspié liguero con el empate en San Mamés que bajo del liderato compartido al Real Madrid.

Advierte Lopetegui de que sin apenas tiempo para descansar, llega al Bernabéu el rival más difícil en lo que va de curso. Sitúa al Espanyol por encima incluso de un semifinalista de la última edición de Champions como la Roma, para advertir a sus jugadores sobre el peligro de relajarse y no poner la misma intensidad que en el estreno europeo.

Lo cargado del calendario, con siete partidos en 21 días para el Real Madrid, obliga a Lopetegui a dar entrada a las rotaciones y comenzar a dar uso a su fondo de armario. Jugadores fichados este verano como Odriozola y Mariano se perfilan titulares, mientras que junto a Carvajal, baja por molestias, podrían descansar Marcelo y Kroos.

El gran rendimiento de Keylor Navas en Liga de Campeones, no provocará que Thibaut Courtois deje de jugar en Liga tras dos titularidades consecutivas. El debate, más externo que interno según el técnico madridista, apunta a la portería madridista por encima de cualquier demarcación. Marco Asensio regresará al once tras su primera suplencia y la duda por resolver será si Vinicius disfruta de sus primeros minutos con el Real Madrid si entra en la lista de convocados que se ofrecerá el día del partido.

La victoria contra el Levante de la semana pasada borró el mal sabor de boca de Vitoria y dio alas al Espanyol. La mala noticia para Rubi es la baja del central David López. El futbolista no se ha podido recuperar a tiempo de sus molestias y el cuerpo técnico ha preferido darle descanso. El canterano es uno de los pilares indiscutible en el eje de la defensa y supone una baja sensible. En principio, el costarricense Óscar Duarte será su relevo.

Desde la temporada 1995-96, en la jornada 37, el Espanyol no gana al Real Madrid en Liga en el Santiago Bernabéu. El vestuario catalán no se preocupa por las estadísticas y se centra en continuar con la misma línea de rendimiento. Está convencido de que puede firmar un gran encuentro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios