Deportes

En El Rosal, un derbi para olvidar

  • Riki decide a favor del Cádiz B ante un Conil con luces y sombras

Un Cádiz B demasiado fallón y que mostró pocos argumentos se impuso al Conil en un derbi gaditano para olvidar que, además, el viento se encargó de estropear del todo al imposibilitar un juego menos ramplón. Los cadistas no dieron una a derechas hasta el gol de Riki poco antes del final, pero es que los conileños también estuvieron espesos y sólo el orden defensivo les dio mayor empaque. La realidad es que el choque debió acabar con el 0-0.

Los visitantes llevaron la iniciativa en una primera parte de balonazos y escaso criterio. De esta manera sólo se podía esperar al balón parado para pensar en una acción comprometida para alguno de los dos porteros. Primero la tuvo Juanmi, de cabeza, y luego Juanlu en una falta que José Antonio despejó a un córner cuyo saque cabeceó alto Fornell. Fueron los instantes de mayor agobio por parte de la escuadra de Pepe Mejías. En cuanto a ocasiones, el primer tiempo acabó con un lanzamiento ajustado de Gasca que Kiko alcanzó a tiempo junto a la base del poste derecho de su marco.

Fue difícil establecer un dominador en el primer asalto hasta el punto de que resultaba complicado dar a un ganador a los puntos. La igualdad era notable en errores y aciertos, éstos los menos.

Mejías tenía claro que su equipo necesitaba mayor profundidad en ataque, de ahí a que en el descanso dejara en el vestuario a Narváez y diera entrada a Crespo. Con el veloz extremo aspiraba a sorprender a la zaga amarilla en algún contragolpe, aunque lo cierto es que el chiclanero apenas se dejó ver y quizá, por sus características, pudo ser un error que jugara tanto por el centro en lugar de estar cercano a una de las bandas.

El encuentro entraba en una fase fea, sin ocasiones para ninguno, y con excesivos piques entre unos jugadores que se conocen demasiado bien dentro y fuera del terreno de juego, lo que ayer fue perjudicial para los dos conjuntos. Hasta el árbitro se contagió de esa tendencia dejándose llevar por un asistente, el de la Tribuna, que cometió algunos errores de precisión.

Y cuando parecía que todos se verían obligados a dar por bueno el empate porque el juego no aportaba para pensar en otra cosa, una falta en el costado derecho del ataque cadista, muy protestada por los conileños, acabó con el saque de Manuel Caballero y el remate casi en línea de gol de Riki, que se benefició de un golpeo anterior cuando el esférico iba por el aire. Kiko llegó a tocar el balón pero no pudo impedir que entrara en la portería.

Fue el epílogo a un mal partido de unos y otros que se resolvió de forma inesperada y dejando como reflexión que ayer el fútbol regaló al Cádiz B lo que le ha arrebatado de forma cruel en otras ocasiones. En cuanto al Conil, no hizo gran cosa para salir triunfador ni tampoco mereció quedarse con su casillero de puntos a cero.

Cádiz B: José Antonio, Sergio, Gasca, Michele, Tito No, Juanmi, Alberto, Titi Romero (Riki, 65'), Japón (Migue Valiente, 58'), Israel y Manuel Caballero (Sana, 91'). Conil: Kiko, Samu, Joaqui, Lucia, Migue (Carrión, 62'), Ati, Dani Fornell, Narváez (Crespo, 46'), Lozano, Juanlu y Jorge (Juan María, 82'). Gol: 1-0 (89') Riki. Árbitro: López Segura (sevillano). Amonestó al local Israel y a los visitantes Samu, Joaqui, Migue, Narváez, Lozano, Juanlu y Juan María. Incidencias: Unos 200 espectadores en El Rosal. El Cádiz B jugó con las calzonas amarillas del Conil, que utilizó las azules del filial por la coincidencia de colores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios