Deportes

Robredo, el renacer de un veterano

Estuvo en la élite del tenis y cayó al limbo del ránking víctima de las lesiones. Recuperado y renovado, Tommy Robredo renació en el US Open 2013.

"Me llamó un amigo y me dijo: "¿Te acuerdas hace un año y medio cuando teníamos que bajar la cama del segundo piso para ponerla en el salón?" Era cuando me acababan de operar y mira ahora dónde estoy", dijo el catalán después de ganar a Roger Federer en octavos de final.

El español saldrá de la ciudad de los rascacielos con su nombre en el top 20, lugar que no ocupaba desde febrero de 2010. "Llevo mucho tiempo jugando bien y estoy contento porque estoy otra vez entre los mejores del mundo, luchando contra ellos", señaló el que llegase a ser número cinco del mundo en 2006.

Operado a comienzos de 2012 de una tendinopatía crónica en los isquiotibiales de su pierna izquierda, Robredo regresó al circuito en junio de ese año jugando challengers (como el de Sevilla) después de varios meses de inactividad. Meses en los que sufría. "No sé lo que es una droga, pero es esa adicción, como que te den Coca-Cola todo el tiempo y un día te la quiten. A mí me quitaron el tenis y quería tenis, tenis, tenis". En mayo de ese año cayó hasta el puesto 471 de la ATP, pero se lo tomaba con humor: "¡Ya casi estamos en el número de la prima de riesgo española!", escribió en Twitter.

Ahora, con los títulos de Casablanca y Umag bajo el brazo en 2013, Robredo quiere saborear cada minuto que esté en la pista. "Es así, sólo hay que disfrutarlo día a día", dijo Robredo tras perder contra Rafael Nadal en cuartos de final. "Me voy de aquí contento con mi juego y con mi semana, pero no con este último partido. Si me fuera contento a la cama no sería un buen deportista", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios