Fútbol l Partidos de ida de los octavos de final de la Copa del Rey

Riazor dictará sentencia

  • El Sevilla merece imponerse con claridad pero el Dépor salva los muebles al final

El tanto conseguido por el deportivista Omar Bravo en la recta final partido en el campo del Sevilla puso un 2-1 en el marcador que deja la eliminatoria de octavos de la Copa del Rey abierta para la semana que viene en Riazor.

Los sevillistas se pusieron con un claro 2-0 y tuvieron grandes ocasiones para haber sentenciado su pase a los cuartos, pero perdonaron y al final no pudieron ni mantener ese resultado ante un rival que empezó bien, se apagó después y despertó al final.

El equipo de Miguel Ángel Lotina, quien dispuso de hasta nueve futbolistas de inicio que no estuvieron en el once titular del pasado domingo en Getafe, salió con una clara vocación ofensiva.

La formación de Manolo Jiménez respondió pronto con los remates de Diego Capel y posteriormente del delantero brasileño Luis Fabiano, dos acciones que parecieron dar la iniciativa a los locales, quienes conforme avanzó el partido en su primera mitad tomaron el mando del choque y que premio a ello encontraron el 1-0 en un libre directo que transformó Luis Fabiano a la media hora.

De ahí hasta el descanso el Sevilla jugó con velocidad ante un conjunto el coruñés que perdió la posición sobre el terreno y que se encontró con el segundo gol en contra, obra del malí Kanouté.

En la segunda parte salió el equipo andaluz con la misma intensidad con la que acabó la primera, mientras que al gallego le costó entrar en juego. Lotina dio entrada a Juan Rodríguez y a Omar Bravo para intentar que su equipo reaccionara ante un rival que bajó su intensidad en la fase final del encuentro, lo que aprovechó el Dépor para irse al ataque y obtener su recompensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios