fórmula 1 gran premio de singapur

Rey en el caos

  • Hamilton suma un valioso triunfo tras beneficiarse del accidente que provoca el abandono de los Ferrari

El piloto británico Lewis Hamilton celebra sobre su monoplaza la victoria en el Gran Premio de Singapur.

El piloto británico Lewis Hamilton celebra sobre su monoplaza la victoria en el Gran Premio de Singapur. / LYNN BO BO / efe

El líder del Mundial, Lewis Hamilton (Mercedes), reinó en el caos que fue la salida del Gran Premio de Singapur, donde se benefició del triple choque entre los dos Ferrari y el Red Bull del holandés Max Verstappen para pasar del quinto lugar a la victoria.

Hamilton, que afrontaba la carrera con dudas ante el buen ritmo de los Red Bull y la pole de Vettel, pasó del quinto lugar al segundo mientras se desataba la locura; tomó la cabeza dos curvas después cuando Vettel se quedó parado y retuvo la posición hasta que se cumplieron las dos horas de carrera, ya que la cantidad de incidentes -hasta tres salidas del coche de seguridad y ocho retirados- dejaron las 65 vueltas previstas en 58.

En los resultados, además de suponer la tercera victoria seguida de Hamilton -la séptima de la temporada y la número 60 de su carrera-, le permiten tomar una distancia de 28 puntos con Vettel. Además, su compañero, Bottas, tercero y en esa misma posición en el Mundial, se pone a 23 unidades del alemán.

La otra sonrisa del día, más amplia que nunca, fue la de Carlos Sainz (Toro Rosso), beneficiado por la salida y también por la buena elección de neumáticos, que le permitieron ubicarse en el cuarto lugar, su mejor resultado en una carrera de Fórmula 1.

El madrileño no sólo estuvo en el lugar correcto y eligió las gomas adecuadas, sino que tuvo el arrojo y la pericia para adelantar a coches con ruedas menos idóneas y luego fue capaz de resistir los envites del mexicano Sergio Pérez, que tenía mejor neumático y un monoplaza más veloz.

Una felicidad que no pudo compartir Fernando Alonso (McLaren-Honda), quien hizo una salida espectacular del séptimo al tercer lugar, pero se vio involucrado por el choque entre Verstappen y Raikkonen.

El bicampeón asturiano, no obstante, siguió en carrera nueve vueltas más hasta que reparó en que el coche estaba destrozado.

Nadie pensaba que podría ocurrir todo esto en los prolegómenos de la carrera. Los pilotos de la cabeza optaron por el neumático intermedio, mientras que Nico Hülkenberg, los McLaren-Honda de Alonso y Stoffel Vandoorme optaron por el de agua, y Sainz, al contrario de quienes lo precedían, decidió usar el intermedio.

Todo cambió en la salida, que marcó el signo de toda la carrera. Verstappen, que salió segundo, se quedó encerrado entre Raikkonen -que protagonizó una gran arrancada desde el cuarto lugar por su izquierda- y Vettel, quien le cerraba por la derecha para proteger su primer puesto.

El monoplaza del holandés golpeó la trasera del finlandés, que lo arrastró a la derecha de la pista, por lo que se quedaron fuera ambos en la primera curva. Apenas unos segundos después, el monoplaza de Vettel, dañado también por el impacto con su compañero Raikkonen, se quedaba fuera en la tercera curva. Y Hamilton reinando aún más en el Mundial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios