Deportes

Remontada algecirista en Arcos tras el descanso

Arcos: Leñero, Vito, Juanito, José, Manuel, Calero (Borja, 48'), Macías (Moi, 60'), Zurdo, Julio, Zúñiga, Adrián (Javi Daniel, 52') y Casillas. Algeciras: Romero, Adrián Máiquez, Víctor González, Berlanga, Javi Fernández (Willy, 72'), Mario (Juan Llaves, 46'), Javi Chico, Marín, David, Narváez, Iván y Miguel. Goles: 1-0 (8') Casillas. 1-1 (74') Berlanga. 1-2 (89') Miguel. Árbitro: Antonio Santiago Blanco (onubense). Vieron amarilla los locales Calero, Macías y Moi, y los visitantes Marín e Iván. Incidencias: Partido de la 19ª jornada, disputado en el Antonio Barbadillo de Arcos ante unos 400 espectadores.

Qué falta le hacía al Algeciras conseguir una victoria así. Liberarse con un grito, como ese que dieron sus aficionados, sus jugadores y cuerpo técnico ayer en el Antonio Barbadillo, de la tensión contenida, la presión y espantar con él los fantasmas que siempre revolotean alrededor de un equipo con tanto peso sobre sus hombros y tanta responsabilidad en sus botas. Pudo ser cualquiera pero fue Miguelito, don Miguel o San Miguel, como prefieran, quien por segunda jornada consecutiva hizo el tanto salvador, éste de más valor, el 1-2 en el 89' que vale tres puntos a domicilio que eran ya impostergables sazonados con ese sentimiento tan de rojo y blanco que es el sufrimiento.

El mérito del triunfo ante el Arcos, un equipo que su técnico Juan Pedro Ramos sabe exprimir al máximo, no se puede concentrar en un jugador. Sí en una mitad, la segunda, cuando los algeciristas, tras una primera parte con problemas, sacaron el genio, se pusieron serios y se vaciaron para conseguir una remontada trabajada ante un equipo ordenado y en un campo donde sólo habían ganado Coria y Córdoba B.

Eso sí, hay cosas que un equipo que pretende ser campeón no se puede permitir. No puede encajar tantos goles a balón parado, ayer uno más; no puede bloquearse ni estar tan estático en ataque cuando el rival, inferior, se encierra para defender su resultado y no puede perdonar ocasiones tan claras. Cosas que puede mejorarse. De hecho, en la primera parte el conjunto de Manolo Sanlúcar se marchó por debajo en el marcador por estos pecados que luego pudo redimir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios