Deportes

Reino Unido exhibe su riqueza cultural al paso de la antorcha olímpica

  • El principal símbolo olímpico recorrió sitios característicos del país británico como Stonehege o el lago Ness, y desde este viernes peregrinará por los lugares más emblemáticos de la ciudad londinense.

El recorrido de la antorcha olímpica ha servido al Reino Unido para subrayar ante el mundo aquello que más enorgullece a los británicos, como su monarquía, los éxitos deportivos y cinematográficos, y algunos de los monumentos y edificios históricos con más tirón turístico del planeta. Una de las cárceles más temidas de la Edad Media, la Torre de Londres, acoge este viernes a la llama olímpica en su primera noche en la capital británica, antes de iniciar un recorrido de siete días por la ciudad en el que no pasará por alto el palacio de Buckingham, el Parlamento de Westminster y el céntrico Hyde Park.

Cumpliendo con una tradición que se inició en 1936, el fuego partió el 10 de mayo de Olimpia, la ciudad griega donde se celebraban los Juegos en la antigüedad, para llegar ocho días después a las costas de Cornualles, al suroeste del país, donde inició un recorrido de casi 13.000 kilómetros a través de Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte. En ese trayecto, la antorcha hizo una parada en la que ha sido la residencia de la realeza británica durante nueve siglos, el castillo de Windsor, un complejo arquitectónico medieval rodeado por 20 kilómetros de bosque que fue un coto privado de caza para reyes y príncipes, y que en la actualidad es un parque abierto al público.

En un día lluvioso de verano, típicamente británico, la reina Isabel II y su esposo, el duque de Edimburgo, recibieron paraguas en mano a los relevistas de la antorcha y conversaron con algunos deportistas que participaron en los Juegos que Londres organizó en 1948. Antes, el fuego olímpico había pisado algunos de los escenarios del Reino Unido que el cine ha inmortalizado, como la playa de St Andrews, al este de Escocia, donde se rodaron las secuencias más memorables de "Carros de fuego".

La antorcha visitó asimismo el castillo de Alnwick, al norte de Inglaterra, una de las localizaciones donde se llevaron a la gran pantalla las aventuras del joven mago Harry Potter, creadas por la escritora británica J.K. Rowling. Algunos de los puntos turísticos más relevantes del Reino Unido tampoco perdieron la ocasión de recibir a la llama olímpica, como el complejo megalítico de Stonehenge, al sur de Inglaterra, o el sombrío lago Ness, en Escocia, con su enigmático monstruo.

Los británicos también han querido mostrarse al mundo a través de los relevistas que han portado la antorcha, unos 7.000 hasta llegar a Londres, más otro millar que recorrerá la ciudad en los próximos días. Además de ciudadanos elegidos por la contribución a sus comunidades, el Comité Organizador (LOCOG) seleccionó a estrellas del deporte para cada recorrer uno de los relevos de cerca de 300 metros.

Entre ellos, portaron la llama el futbolista David Beckham, el golfista Colin Montgomerie, el piloto Lewis Hamilton, así como la amazona Zara Phillips, nieta de la Reina, que formará parte del equipo olímpico de equitación. En los próximos días, la llama recorrerá las calles de la capital británica, la ciudad más visitada del mundo, que recibe cada año a cerca de 14 millones de turistas.

Antes de llegar el día 27 al Estadio Olímpico de Stratford, al este de Londres, puntual para la ceremonia de inauguración diseñada por el cineasta Daniel Boyle, la llama recorrerá el río Támesis a su paso por la ciudad en Londres y visitará los lugares más reconocibles de la capital británica.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios