fútbol Arcos CF - Salerm Puente Genil (2-2) · Utrera - Conil (5-0)

baloncesto mundial de españa

Reacción justo a tiempo

  • España entra mal al partido y sólo en la segunda parte marca diferencias con Puerto Rico

  • El liderato del grupo y ahorrarse los octavos están a tiro

La base de la selección de Puerto Rico Jennifer O'Neill entra a canasta ante la oposición de Laura Nicholls. La base de la selección de Puerto Rico Jennifer O'Neill entra a canasta ante la oposición de Laura Nicholls.

La base de la selección de Puerto Rico Jennifer O'Neill entra a canasta ante la oposición de Laura Nicholls. / ramón de la rocha / efe

La selección femenina española derrotó a la de Puerto Rico por 78-53, en un partido que se antojaba fácil y que se complicó de forma innecesaria por la falta de concentración de las de Mondelo.

Con esta victoria, el equipo tiene mucho más cerca la primera plaza del grupo, pues tras la victoria de Japón sobre Bélgica (en la prórroga, por 77-75) le valdría con una derrota hasta por siete puntos de diferencia ante las belgas para concluir como líder del grupo y ahorrarse los cruces de octavos de final.

El equipo español se dejó una maleta en la concentración del hotel, la que contenía la defensa, la intensidad y el acierto en tiro y el resultado fue que sólo consiguió dos canastas en todo el primer cuarto: 8-15, con diez lanzamientos de dos puntos y ocho triples sin ningún resultado positivo.

Los cambios del seleccionador, Lucas Mondelo, no acabaron de cuajar en un quinteto que encontrara el acierto y la pelea atrás. En el inicio del segundo acto, el técnico echó mano de las balas que le quedaban en la recámara, la capitana Laia Palau y la jugadora multiusos Marta Xargay. Pero cuando las cosas comienzan torcidas es difícil enderezarlas y el equipo español tardó mucho. Hubo que esperar al minuto 15 (16-23) para que un triple de la capitana Palau, el primero del equipo tras 10 intentos, tuviera continuación con una canasta de Xarga y en otra de Nicholls para poner la igualada (23-23) en el marcador.

Un dos más uno de Anna Cruz significó la primera ventaja de las españolas a dos minutos para el final del segundo cuarto, pero el equipo volvió a pararse para marcharse al descanso con un 26-25 mínimo.

Jennifer O'Neill, jugadora de 1,65 metros, fue una pesadilla para España y autora de 12 puntos y junto a Tayra Meléndez (7) anotaron el 76 por ciento de la puntuación de las boricuas, el gran peligro de su selección.

En el tiempo de descanso llegó la maleta olvidada y Queralt Casas se empleó a fondo con O'Neill, mientras que el equipo pareció recuperar el pulso vital ya en el primer minuto y medio (32-25), alargando el parcial de inicio hasta el 8-0 (34-25).

Después, a trancas y barrancas, sin continuidad en el juego, las españolas fueron aumentando la diferencia hasta cerrar el tercer cuarto con un marcador ya sin desasosiego: 48-35.

Llegados a este punto, Mondelo pudo retomar parte de sus planes iniciales, sobre todo en lo que respecta al rodaje de Silvia Domínguez que estuvo ausente durante toda la preparación por lesión. España no volvió a pasar apuros en el marcador e incluso en algunas jugadas, tanto ofensiva como defensivamente, fue reconocible, pero volvió a demostrar que si no juega a tope es un conjunto del montón al que cualquiera puede hacer daño.

Al final, España ganó por 78-53, con un parcial final de 30-18 en el último cuarto y con las puertorriqueñas empleándose con una dureza innecesaria, pero esos primeros quince minutos de partido pueden hasta llegar a pasar factura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios